La Casa Blanca dijo hoy que el presidente Joe Biden no está evaluando si el gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, debería renunciar por las múltiples acusaciones de acoso sexual, incluso cuando los principales líderes del partido gobernante en el Congreso de Nueva York reclaman su dimisión.

"El presidente cree que todas las mujeres que se presentan merecen que se escuche su voz, ser tratadas con respeto, poder contar su historia", dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, cuando se le preguntó si Biden pediría a Cuomo que renunciara.

Psaki reiteró que Biden, que hasta ahora se mantiene en territorio neutral, apoya la investigación del fiscal general del estado sobre las acusaciones.

"No tengo ningún anuncio adicional", agregó, citada por FoxNews.

Cuomo, por su parte, aseguró hoy que su intención es continuar en el cargo.

Seis mujeres que trabajaron en la administración de Cuomo acusaron desde finales de febrero por acoso sexual o gestos inapropiados al gobernador de Nueva York, desatando un escándalo que pone en peligro su reelección en 2022, que también amenaza con ensombrecer los primeros días del presidente demócrata .

El aislamiento político de Cuomo alcanza niveles sin precedentes, no solo por las denuncias de acoso sexual sino porque también fue acusado de amenazar a correligionarios para intentar encubrir numerosas muertes por coronavirus en asilos de adultos mayores, luego de ser considerado en el 2020 un héroe en la lucha contra la pandemia en uno de los estados más golpeados.

A la creciente lista de decenas de legisladores estatales que reclaman la dimisión de Cuomo, hoy se sumaron líderes demócratas como la joven estrella del ala izquierda del Congreso estadounidense, Alexandria Ocasio-Cortez, y el muy experimentado Jerry Nadler, luego de que republicanos iniciaron un proceso de destitución en la Cámara de Nueva York, donde los demócratas son mayoría.

Nadler, el poderoso presidente del Comité Judicial de la Cámara, señaló que las seis acusaciones de acoso contra el gobernador están siendo investigadas por la procuradora general del estado, Letitia James, y dijo que la investigación debe continuar.

"Pero hay una diferencia entre las investigaciones formales que pueden terminar en cargos y una cuestión de confianza en nuestro liderazgo político", advirtió en un comunicado en el que señaló que "el gobernador Cuomo ha perdido la confianza de la gente de Nueva York. El gobernador Cuomo debe renunciar", dijo Nadler, citado por AFP.

La declaración de Nadler fue una de las 13 de los demócratas en la delegación del Congreso de Nueva York que pidieron a Cuomo que renunciara el viernes, la mayoría emitida con una hora de diferencia entre sí.

La denuncia "es preocupante para la seguridad y el bienestar inmediato del personal del gobernador", dijo Ocasio-Cortez, representante de los barrios Queens y Bronx, en un comunicado conjunto con otro colega neoyorquino, Jamaal Bowman.

Ambos recordaron que el gobernador y sus asesores también habían sido acusados, tras una investigación del fiscal general estatal, de restar importancia al número de víctimas de coronavirus en las residencias de ancianos del estado.

"Le creemos a estas mujeres, a las noticias, creemos al fiscal y a los 55 legisladores de Nueva York que han llegado a la conclusión de que el gobernador Cuomo ya no puede liderar eficazmente ante todos estos desafíos", concluyen en su comunicado.

En este contexto, un desafiante Cuomo dijo a los reporteros en una conferencia telefónica que "no voy a renunciar. "Los políticos que aún no conocen un solo hecho y forman una conclusión u opinión son imprudentes y peligrosos", y la gente de Nueva York "no debería tener confianza" en ellos, dijo.

Los dos representantes de Nueva York en el Senado federal -el líder demócrata Chuck Schumer y la senadora Kirsten Gillibrand- se han abstenido de pedir su dimisión por el momento, a la espera de los resultados de la investigación sobre las acusaciones del fiscal estatal.

La legislatura del estado de Nueva York, donde los demócratas son mayoría, dio ayer un primer paso hacia el proceso de destitución: el Comité Judicial de la Cámara baja recibió luz verde para iniciar una investigación que decidirá si se inicia el proceso.

Este procedimiento, inédito desde 1913, requiere una mayoría simple en la Cámara baja y dos tercios en el Senado. (Télam)