El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dará hoy su primera conferencia de prensa desde que asumió el cargo, en medio de la pandemia de coronavirus, crecientes tensiones internacionales, una crisis migratoria en la frontera con México y de la conmoción causada por dos recientes tiroteos masivos.

Biden, asumido el 20 de enero pasado, había postergado este esperado evento hasta poder celebrar en él su primer gran logro legislativo: un multimillonario paquete de ayuda económica por el coronavirus, y ahora seguramente la prensa lo consultará sobre otros desafíos que surgieron en el camino.

Se espera que el mandatario responda sobre los últimos tiroteos masivos en el país, el aumento de las tensiones internacionales, los primeros signos de divisiones dentro del partido y sobre el creciente número de migrantes que llega a la frontera sur desde México, que es el mayor en 20 años.

Biden es el primer presidente en cuatro décadas en llegar a este punto de su mandato sin celebrar una sesión formal de preguntas y respuestas, informó la cadena CNN.

Se reunirá con los reporteros a las 13.15 (las 14.15 de la Argentina) en la Casa Blanca, en un evento que será televisado en vivo a nivel nacional.

"Es una oportunidad para que hable con el pueblo estadounidense, obviamente directamente a través de la cobertura (de los medios), directamente a través de todos ustedes", dijo ayer a periodistas la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Si bien el mandatario respondió preguntas a la prensa, hasta ahora siempre lo hizo a las apuradas, al final de algún evento y, en ocasiones, con el ruido de su helicóptero de fondo antes de abordarlo.

Los asesores de Biden se tomaron el evento muy en serio, tanto que hicieron una sesión simulada a principios de semana para evitar que el mandatario emita algún mensaje que genere noticias poco halagadores, dijo CNN.

Biden se referirá, entre otros temas, al aumento en la distribución de vacunas contra el coronavirus, a las señales alentadoras en la economía y a los beneficios que los estadounidenses recibirán del amplio paquete de estímulo aprobado por el Congreso.

La cifra de casos de coronavirus en Estados Unidos sobrepasó ayer los 30 millones, informó hoy la Universidad local Johns Hopkins, tres meses después de que el país superara los 20 millones.

La muertes por el virus en la nación norteamericana, la más afectada por la pandemia, ya son más de 545.000, agregó la universidad.

Se estima que un 75% de los estadounidenses mayores de 65 años ya han recibido al menos una dosis de las vacunas contra el coronavirus.

El promedio de muertes diarias por el virus está por debajo de las 1.000 por primera vez desde noviembre pasado.

La conferencia de Biden, además, llega un día después de que encargara a la vicepresidenta Kamala Harris para liderar la respuesta del Gobierno a la situación en la frontera entre Estados Unidos y México.

Allí, el Gobierno enfrenta un creciente desafío humanitario y político que amenaza con eclipsar la agenda legislativa de Biden.

Además, en menos de una semana, dos tiroteos masivos aumentaron la presión sobre la Casa Blanca para que respalde medidas más duras en relación al control de armas.

(Télam)