El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunciará mañana los planes para retirar a las tropas de su país replegadas en Afganistán, indicó hoy la secretaria de prensa, Jen Psaki, con una fecha limite que sería el 11 de septiembre, a 20 años del ataque a las Torres Gemelas y el Pentágono.

"El Presidente va a pronunciar una declaración mañana en la Casa Blanca sobre el camino a seguir en Afganistán, incluyendo sus planes y el calendario para la retirada", manifestó.

"(Biden) Ha sido consistente en su postura de que no hay una solución militar para Afganistán, hemos estado ahí demasiado tiempo", agregó Psaki, citada por la agencia de noticias AFP.

La nueva fecha límite para retirar las tropas estadounidenses sería el 11 de septiembre, lo que marcaría un final simbólico de la guerra más larga en la historia de Estados Unidos: exactamente 20 años después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 que desencadenaron la invasión inicial de Estados Unidos a Afganistán.

La noticia se dio a conocer luego de que el secretario de Estado Anthony Blinken sentara las bases del anuncio sobre el retiro en una llamada telefónica con el presidente afgano Ashraf Ghani.

"Hoy hablé con el secretario Blinken. Discutimos el proceso de paz en curso, las próximas conversaciones de paz en Turquía y también hablamos sobre la próxima llamada telefónica con el presidente Joe Biden", tuiteó Ghani.

Blinken no divulgó detalles precisos sobre la operación, pero explicó que Biden llamará a Ghani el jueves, según dos fuentes familiarizadas con la llamada telefónica, citadas por la cadena CNN.

Oficialmente, en Afganistán hay 2.500 tropas estadounidenses, aunque el número fluctúa y se especula que hay 1.000 más que esta cifra, y hasta 7.000 fuerzas extranjeras adicionales en la coalición allí, la mayoría pertenecientes a la OTAN.

Un alto funcionario del Gobierno de Biden, por su parte, sostuvo hoy que los objetivos de la invasión inicial de Afganistán, que eran hacer justicia por los ataques del 11 de septiembre y desbaratar a los terroristas, se habían logrado "hace algunos años".

"Esto no es 2001. Es 2021. En 2021, la amenaza terrorista que enfrentamos, emana de varios países, de hecho varios continentes", agregó.

Ahora, Estados Unidos se centrará en los esfuerzos diplomáticos para fomentar las conversaciones de paz entre el Gobierno afgano y los talibanes, y las únicas fuerzas militares que permanecerán allí serán las necesarias para proteger a los diplomáticos estadounidenses.

No obstante, esta nueva fecha se retrasa algunos meses de la pactada entre el Gobierno del expresidente Donald Trump y los talibanes para el 1 de mayo.

En marzo pasado, Biden fue "inflexible" en que una retirada apresurada no era viable por "razones tácticas", pero juzgó que permanecer en Afganistán por mucho más tiempo no reflejaba las necesidades del panorama actual de amenazas globales.

Asimismo, pidió una revisión de la política que incluiría "opciones realistas genuinas" que no "endulzarían" esa situación y anticipó que la fecha límite no se basaba en condiciones.

Los talibanes, por su parte, se habían comprometido a renovar los ataques contra Estados Unidos y la OTAN si no se respetaba la fecha inicial, pero no está claro si cumplirán con esas amenazas dado el plan de Biden para una retirada gradual entre ahora y septiembre, según reportó el periódico The Washington Post.

De todas formas, Washington comunicó a los talibanes "en términos inequívocos" que los ataques a las tropas estadounidenses durante el proceso de retirada se enfrentarían con represalias, afirmó el alto funcionario.

La retirada de las tropas de Afganistán es la primera decisión importante de la presidencia de Biden con respecto a las tropas estadounidenses en el extranjero. (Télam)