El presidente de EEUU, Joe Biden, firmará el martes próximo una disposición para renovar el sistema migratorio del país, que facilitará la reunión de familiares que quedaron alejados por la política en la materia de su antecesor, Donald Trump.

"El martes, el presidente Biden va a hacer unos comentarios y a firmar una orden ejecutiva, expresando la prioridad de modernizar nuestro sistema migratorio", adelantó la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki.

La funcionaria remarcó que el mandatario está comprometido personalmente con reunir a las familias migrantes que fueron separadas, y anunciará un grupo de trabajo para lograr este objetivo.

"El grupo de trabajo será coordinado por el (nominado para) secretario de Seguridad Nacional (Alejandro Mayorkas), una vez que sea confirmado", dijo la vocera, según la agencia Sputnik.

La Casa Blanca pretendía poner en marcha este grupo de trabajo antes de que terminara esta semana, pero la demora del Senado en confirmar a Mayorkas obligó a posponerlo.

Ya el último martes Estados Unidos clausuró la política de inmigración de tolerancia cero que había impuesto la administración Trump y que había generado la separación de familias migrantes.

Más de 1.000 familias migrantes fueron separadas en 2017 bajo la llamada política de tolerancia cero, que la administración Biden busca cambiar.

Esa medida siguió a otra que Biden dispuso el mismo día de su asunción: la suspensión por 100 días de las deportaciones de inmigrantes ilegales, ordenada por el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), David Pekoske.

Pekoske dijo que la medida buscaba "garantizar" que EEUU tuviera "un sistema migratorio justo y eficaz centrado en proteger la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública".

Es probable que el anuncio del martes próximo dé un vuelco completo en el área y recepcione la mirada de los demócratas sobre el tema, después de que con Trump el país adoptara las más duras disposiciones y se convirtiera en central en los discursos del magnate.

También apenas asumido Biden firmó un decreto ordenando frenar la construcción de un muro fronterizo que recorre parte del límite sur del país y de cuya extensión hizo Trump uno de los pilares de su política restrictiva de la inmigración ilegal.

Un informe de senadores demócratas entregado a Biden antes de su jura pidió revocar acuerdos alcanzados con países centroamericanos para limitar la inmigración.

El Ejecutivo de Trump firmó Acuerdos de Cooperación de Asilo (ACA) en 2019 con El Salvador, Honduras y Guatemala, por los que los migrantes extranjeros que solicitan asilo en la frontera de Estados Unidos, la mayoría huyendo de la pobreza y de la violencia, son enviados a esos países a esperar el resultado de su solicitud. (Télam)