El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, confirmó hoy que tiene previsto en algún momento visitar Arabia Saudita, país al que había prometido tratar como "paria", después de que medios de su país anticiparan un posible viaje.

"No sé con seguridad si voy a ir, pero existe la posibilidad de que me reúna con los israelíes y con los países árabes", dijo a periodistas. "Arabia Saudita sería uno de ellos, pero no tengo planes directos en este momento", añadió.

Medios estadounidenses informaron ayer que el presidente tomó la decisión de viajar a Riad antes de fines de junio, en una gira que estaba en los planes desde hace tiempo.

The New York Times y el Washington Post escribieron que el mandatario decidió finalmente reunirse allá con el poderoso pero controvertido príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, con quien había rechazado todo contacto directo hasta el momento, al considerar que su interlocutor debía ser el rey Salmán.

En un informe publicado por Biden poco después de su llegada al poder el año pasado, la inteligencia estadounidense acusó al príncipe "MBS" de haber "validado" el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi.

El dirigente demócrata decidió desde entonces "volver a calibrar" las relaciones con el reino, socio estratégico en Medio Oriente, al poner el acento en los derechos humanos.

Entrevistado hoy sobre el príncipe, contestó: "No voy a cambiar de opinión sobre los derechos humanos, pero como presidente de Estados Unidos, mi trabajo consiste en favorecer la paz cuando es posible, y es lo que intento hacer".

Consideró prematuro evocar un posible encuentro con "MBS" y aseguró estar "concentrado" en la búsqueda de la paz entre Israel y los países árabes.

Mientras su equipo trata de convencer a Riad de aumentar su producción petrolera para hacer bajar los precios de la gasolina y por lo tanto la inflación, incluso en Estados Unidos, Biden juzgó "positivo" el paso dado en ese sentido la víspera por el cartel de países exportadores de crudo OPEP+.

Los países nucleados en la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) acordaron ayer incrementar el ritmo de producción mensual de barriles de petróleo, un pedido impulsado por diversas naciones consumidoras tras el fuerte incremento en el valor del barril desde el comienzo de la invasión de Rusia a Ucrania.

Tras una breve reunión desarrollada por videoconferencia, los trece miembros del cártel petrolero liderados por Arabia Saudita y sus diez socios, entre ellos Rusia, acordaron incrementar el bombeo de crudo más de lo previsto originalmente, sumando 648.000 barriles diarios por mes durante julio y agosto.

De esta forma, la nueva meta representa un 50% más de la previa, fijada en 432.000 barriles diarios por mes. (Télam)