El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aceleró hoy el envío de armamento a Ucrania con base en una ley dictada en la Segunda Guerra Mundial para ayudar a los aliados norteamericanos a derrotar a la Alemania nazi.

Biden firmó el decreto en la Casa Blanca e indicó que su país apoya a los ucranianos "en la defensa de su territorio y su democracia ante la brutal guerra de Putin".

También dijo que estaba listo para hacer una concesión política en el Congreso para obtener la aprobación rápida de 33.000 millones de dólares adicionales para apoyar a Ucrania, informó la agencia de noticias AFP.

"No podemos permitirnos un retraso en este esfuerzo vital de la guerra", dijo en un comunicado e instó al Congreso para que ponga "de inmediato sobre mi escritorio" el proyecto de ley de financiación de Ucrania.

Al admitir los miles de millones de dólares gastados por Estados Unidos, Biden agregó que "ceder a la agresión es aun más costoso".

La norma firmada por Biden, que facilita el flujo de equipo militar, "está basada en un programa de la Segunda Guerra Mundial para ayudar a Europa a resistir a Hitler", comunicó la Casa Blanca.

La firma del presidente Biden se da el día en que Rusia celebró la victoria aliada en Europa en 1945, que marcó la derrota de la Alemania de Hitler, y un día después de la conmemoración por parte de Ucrania y Europa occidental.

Biden también destacó que hoy es el aniversario del Día de Europa, que celebra el inicio de la Unión Europea en 1950 y la creación de una "potencia económica" y una "fuerza global de paz".

En un tuit, el presidente de Ucrania, Volodomir Zelenski, celebró la medida y también trajo a la memoria la guerra contra Alemania.

"Es un paso histórico. Estoy convencido de que ganaremos juntos otra vez. Y que defenderemos la democracia en Ucrania. Y en Europa, como hace 77 años", escribió.

En la década de 1940, Estados Unidos y la Unión Soviética fueron aliados por un tiempo breve contra Alemania, su enemigo común.

En ese momento el presidente estadounidense Franklin Roosevelt utilizó por primera vez la medida de préstamo y arriendo, que eliminó obstáculos burocráticos para canalizar miles de millones de dólares en equipos a aliados europeos, incluidos los soviéticos. (Télam)