El presidente Joe Biden proclamó hoy que América "siempre será la prioridad de Estados Unidos" y llamó a sus pares del continente a trabajar juntos para alcanzar acuerdos durante la Cumbre de las Américas que se realiza en Los Ángeles.

"Pase lo que pase en el mundo, América siempre será la prioridad de Estados Unidos", dijo Biden al inaugurar las sesiones plenarias de la cumbre en un centro de convenciones junto a los líderes americanos, entre ellos el presidente Alberto Fernández.

"Tendremos una oportunidad de encontrar formas de ser más útiles a nuestros pueblos, trabajando juntos, enfatizo, 'trabajando juntos'; eso es lo que nuestros pueblos esperan de nosotros", agregó.

La cita llega envuelta en polémica por ausencias y señales de divisiones que parecen reducir las chances de una reconexión duradera entre América Latina y un Estados Unidos, que ha dado prioridad a las alianzas estratégicas con países de Europa y Asia.

Biden necesita recuperar terreno en la región para atajar la mayor presencia de China y mostrar que lidia con cuestiones continentales de alto impacto en Estados Unidos, como la inmigración, antes de las elecciones legislativas en su país, en noviembre.

Pero los boicots a la cumbre, sumados al estancamiento en el Congreso de iniciativas para invertir en América Latina, han complicado los planes de Washington, que ahora centra sus gestiones en recabar el apoyo corporativo para sus fines.

En su discurso, Biden enumeró una serie de iniciativas de su Gobierno hacia las Américas anunciadas en días previos en la antesala de la cumbre, casi todas ellas consistentes en compromisos de inversión en la región de grandes empresas estadounidenses.

Entre ellas figuran una nueva "alianza" con América Latina para movilizar inversiones y mejorar las instituciones focalizada sobre todo en países de Centroamérica que son lugar de procedencia de miles de inmigrantes ilegales que llegan a Estados Unidos.

Biden reiteró al abrir las sesiones plenarias una defensa abierta de la democracia que hizo anoche al inaugurar la cumbre con una ceremonia y otro discurso.

El tema cobró relevancia luego de que Estados Unidos excluyera de la cumbre a Cuba, Nicaragua y Venezuela por considerar que sus Gobiernos son "dictaduras".

Esto provocó rechazo en algunos gobernantes americanos, encabezados por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que desistió de venir al encuentro en señal de protesta.

Biden dijo que las Américas atravesaron un gran cambio en las últimas décadas que implicó nuevos desafíos a los que hay que buscar nuevas respuestas, pero que esto no provocó ninguna mudanza en su opinión sobre la importancia de la democracia.

"No hay razón por la que el Hemisferio Occidental no pueda ser la región más democrática, la más próspera, pacífica y segura del mundo. La experiencia democrática significa libertad y oportunidades para todos", agregó. (Télam)