El exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi recibió hoy el alta tras pasar más de 20 días en el hospital Clínico San Rafael de Milán, en una internación por diversos problemas de salud que llevó a la justicia a aplazar el inicio de un juicio por corrupción.

El político de 84 años y líder de Forza Italia fue internado el 6 de abril, lo que postergó hasta mediados de este mes el comienzo del proceso legal por las acusaciones de corrupción, en el marco de las investigaciones abiertas contra él por las fiestas que organizaba en su mansión.

Concretamente se lo acusa, entre otras cuestiones, de tratar de corromper con sobornos a testigos que teóricamente podían plantear testimonios incriminatorios, recordó la agencia de noticias Europa Press.

El pedido de aplazamiento fue solicitado por sus abogados, que señalaron que Berlusconi no había logrado aún recuperarse por completo del coronavirus, del que se contagió en septiembre.

El magnate, conocido por su vida disipada, lleva desde 2006 un marcapasos, la Covid-19 le generó una neumonía bilateral y en enero fue de nuevo hospitalizado durante unos días en el centro cardiotorácico de Mónaco por arritmias cardíacas.

Ahora, un portavoz del partido Forza Italia confirmado que el dirigente va a volver a su casa a la espera del comienzo del juicio. (Télam)