La capital alemana Berlín se sumará desde hoy al esfuerzo de ahorro de energía por temor al riesgo de escasez derivado de la guerra en Ucrania y dejará de iluminar por la noche varios monumentos y edificios históricos.

A mediano plazo, unos 200 edificios emblemáticos, como la Columna de la Victoria, el Palacio de Charlottenburg y la Municipalidad dejarán de estar iluminados por la noche.

"Teniendo en cuenta la guerra contra Ucrania y las amenazas de Rusia en materia de política energética, es importante que utilicemos nuestra energía con el mayor cuidado posible", explicó la senadora por el Medio Ambiente del gobierno de izquierda de la capital Bettina Jarasch (Verdes) en un comunicado.

La ciudad podrá así ahorrar energía de los 1.400 focos destinados a la iluminación de estos lugares, consignó la agencia de noticias AFP.

Desde hace varias semanas, el gobierno del canciller alemán Olaf Scholz pide una movilización nacional para ahorrar energía, cuyos precios se han disparado y su suministro podría empeorar este invierno.

Antes de la guerra de Ucrania, Alemania compraba el 55% de su gas a Rusia, una cuota que se redujo al 35% en junio, pero que deja al país a merced de los cortes de gas que decida Moscú. (Télam)