BRUSELAS, 18 DIC - Un año exacto sin un gobierno de turno con plenos poderes.

Y es justamente desde el 18 de diciembre de 2018, día en el que el Partido Nacionalista Flamenco N-Va puso fin a la coalición encabezada por el entonces premier Charles Michel, que Bélgica no puede contar con un ejecutivo en el pleno de sus funciones.

Estamos aún lejos del récord mundial de 541 día obtenido en 2011, pero las diferencias entre los partidos de los diversos bloques en Flandes y Valonia no deja entrever una solución en el horizonte.

En un año Bélgica conoció las elecciones de mayo de 2019 y un cambio en el sillón del primer ministro, con Sophie Wilmes, de 44 años, que desde el 28 de octubre es la primera mujer a la guía de un gobierno federal (aunque provisorio).

Wilmes ocupó el lugar de Michel, quedando a la cabeza del ejecutivo para llevar adelante los asuntos corrientes y nombrado, entre tanto, presidente del Consejo Europeo.

Doscientos seis días transcurrieron de las elecciones del 26 de mayo que llevaron a los nacionalistas flamencos del N-Va y del Vlaams Belang a una de las más amplias victorias en su historia.

Desde entonces diferentes políticos no consiguieron forma un equipo para un acuerdo que lleve a la formación de un nuevo gobierno federal.

(ANSA).