La Federación de Bancos de Brasil (Febraban), la industrial de San Pablo (Fiesp), centrales sindicales y organizaciones no gubernamentales defendieron hoy a la justicia electoral en un manifiesto divulgado en los principales medios de comunicación, en un mensaje destinado a contrarrestar los ataques del presidente Jair Bolsonaro contra el sistema de cara a los comicios del 2 de octubre.

El documento se llama "En Defensa de la Democracia y de la Justicia" y fue una iniciativa de las dos instituciones más importantes del poder económico del país, como la federación de bancos y el conglomerado empresarial más poderoso de Sudamérica, al que se le sumaron entidades como la Central Única de Trabajadores, ligada al Partido de los Trabajadores (PT).

"Las entidades de la sociedad civil y los ciudadanos que firman destacan el papel del Poder Judicial de Brasil, en particular del Supremo Tribunal Federal, último guardián de la Constitución, y del Tribunal Superior Electoral, que llevó a cabo nuestras respetadas elecciones con plena seguridad, eficiencia e integridad a nivel internacional", dice un trecho de la extensa misiva.

La carta fue publicada hoy como solicitada en los principales diarios de Brasil y forma parte de un movimiento iniciado por juristas de la Facultad de Derecho de la pública Universidad de Sao Paulo (USP).

Este sector están preparando otro documento para ser leído el 11 de agosto y que ya recibió más de 700.000 firmas, entre ellas las de empresarios, líderes políticos, artistas famosos y entidades de todos los sectores.

El texto es en respuesta al intento de Bolsonaro de desacreditar la transparencia del tribunal electoral y de las urnas electrónicas que funcionan en Brasil desde 1996 sin ningún antecedente de fraude.

El presidente presiona para que las Fuerzas Armadas tengan un papel de relevancia en el escrutinio de las elecciones del 2 de octubre, colocando dudas sobre el resultado en caso de sea derrotado por Luiz Inácio Lula da Silva, tal como marcan los sondeos.

El presidente negó en las últimas semanas un "golpe" o un movimiento como el que el exmandatario de Estados Unidos Donald Trump condujo para desconocer los comicios en los que cayó frente a Joe Biden.

La carta aparecida hoy agrega: "A todos los que ejercen la noble función jurisdiccional en el país, les rendimos homenaje en este momento en que el destino exige equilibrio, tolerancia, civismo y visión de futuro".

"En el año del bicentenario de la Independencia, reiteramos nuestro compromiso inquebrantable con la soberanía del pueblo brasileño, expresada por el voto y ejercida de conformidad con la Constitución", añade el texto en referencia al 7 de septiembre, la fecha patria en la cual Bolsonaro convocó a la población a desfilar en dos actos, en Río de Janeiro y Brasilia, al lado de las tropas militares, para respaldarlo en la campaña a la reelección.

Bolsonaro se encuentra entre 18 y 20 puntos por debajo del expresidente Lula en las encuestas y expresó ayer su temor de terminar preso en caso de derrota, ante las acusaciones de actos antidemocráticos y citando como ejemplo la condena a 10 años de prisión por golpista de la expresidenta de facto de Bolivia Jeanine Áñez.

A raíz de esta carta, Bolsonaro suspendió un almuerzo que tenía previsto esta semana con el titular de la Fiesp, Josué Gomes da Silva.

Bolsonaro contó con la federación como principal aliada hasta el año pasado, cuando la poderosa central empresaria estaba conducida por el bolsonarista Paulo Skaf.

Pero el liderazgo cambió con la elección de Gomes, un empresario textil del gigante Coteminas con inversiones en Santiago del Estero que es el hijo del fallecido José Alencar, quien fue vicepresidente de Lula entre 2003 y 2010.

Bolsonaro calificó el manifiesto como "cartita" y dijo que no necesita firmar el documento para apoyar la democracia.

"Mis rivales defendieron el confinamiento en la pandemia y están a favor de regular los medios y las redes sociales, eso es amenazar a la democracia", sostuvo.

El mandatario viene diciendo desde 2021 que los jueces del tribunal electoral están trabajando para la victoria de Lula, aunque sin aportar pruebas sobre esa denuncia. (Télam)