La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó hoy, al finalizar una visita a Perú, su preocupación por el crecimiento de los movimientos antiderechos que vive el país bajo un ambiente de polarización política.

"La polarización se ha profundizado en los últimos meses y hay indicios preocupantes de que los movimientos antiderechos están ganando terreno", aseguró a la prensa Bachelet, reportó la agencia AFP.

"Me preocupa que el discurso de odio contra adversarios, migrantes y otros, y la discriminación y la violencia puedan exacerbarse durante las elecciones locales y regionales que se celebrarán en octubre", agregó la alta funcionaria.

Bachelet, quien en agosto dejará el cargo de Alta Comisionada, subrayó que iniciativas legislativas ponen en peligro las condiciones de vida de los migrantes, en alusión a los venezolanos.

"Me preocupa una propuesta legislativa aprobada recientemente por el Congreso que exigiría a las personas migrantes que demuestren su condición regular de migración para alquilar una propiedad, lo que podría afectar a los más vulnerables, incluidos las niñas y los niños", dijo Bachelet.

La expresidenta de Chile destacó, pese a ello, el esfuerzo de Perú por acoger a 1,3 millones de refugiados y migrantes venezolanos llegados desde 2016.

Además, Bachelet criticó "la discriminación basada en actitudes sexistas y estereotipos de género y los índices desproporcionados de mujeres y niñas desaparecidas". (Télam)