El presidente de Azerbaiyán y el primer ministro de Armenia no se reunirán el próximo 7 de diciembre, como estaba previsto, debido al rechazo de la parte azerbaiyana a la exigencia armenia de que en la cita participara el presidente francés, Emmanuel Macron.

"Ayer nos llamaron desde la oficina de (el titular del Consejo Europeo) Charles Michel y me informaron que el premier armenio, Nikol Pashinian, está dispuesto a participar en la reunión a condición de que esté presente el presidente de Francia (..), lo que significa que no habrá reunión alguna", afirmó el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev.

Alíev recordó que apenas una semana después de la reunión celebrada en Praga, "Macron nos atacó en una entrevista y nos acusó de cosas que no hicimos", luego el Senado francés"aprobó una resolución absolutamente inaceptable y, finalmente, tuvo lugar un intento de atacarnos en la cumbre de la Francofonía", celebrada en Ereván en octubre pasado.

Azerbaiyán sostiene que París adopta una postura pro-armenia sobre el conflicto en Nagorno Karabaj, un enclave situado en Azerbaiyán, pero poblado mayoritariamente por armenios, por el que ambos países se enfrentaron en dos guerras.

En octubre, la acusación del presidente francés Macron a Azerbaiyán de "iniciar una guerra terrible y brutal" en este lugar provocó una fuerte reacción del gobierno azerbaiyano.

"Teniendo en cuenta todo esto, está claro que Francia no puede participar en las conversaciones de paz", insistió Aliev, quien adelantó su país considerará "otras alternativas".

"Veamos quién asumirá el papel de mediador y en qué plataforma se llevará a cabo", agregó durante un foro en la capital, recogido por la agencia oficial azerbaiyana Azertac.

La cancillería armenia rechazó cualquier insinuación de que esté intentando descarrilar las conversaciones y se limitó a pedir que el encuentro de Bruselas responda al formato de la reunión a cuatro bandas mantenida entre los líderes de Armenia, Francia, Azerbaiyán y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, celebrada en Praga en octubre de este año.

Armenia y Azerbaiyán protagonizaron diversos enfrentamientos durante los últimos años en torno al control de Nagorno Karabaj, foco de conflicto desde que decidiera separarse en 1988 de la región de Azerbaiyán integrada en la ex Unión Soviética (URSS).

Pactaron un alto el fuego el 15 de septiembre y, a principios de octubre, acordaron comprometerse con la Carta de la ONU y con la Declaración de Alma Ata de 1991, a través de la cual ambos países reconocen la integridad territorial y la soberanía del otro.

Tras ello, Pashinian subrayó ante el Parlamento que espera que se firme el tratado de paz con Azerbaiyán antes de finalizar el año. (Télam)