Azerbaiyán anunció hoy que tomó control de varios puntos estratégicos en Nagorno Karabaj, territorio en disputa con Armenia, y que destruyó posiciones de combate del país vecino, en una escalada que dejó al menos tres muertos y reaviva las tensiones en este enclave montañoso.

"El control se estableció en varios puntos de altura importantes", incluyendo colinas, declaró el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán en un comunicado, y añadió que sus fuerzas estaban reforzando esas posiciones.

Al menos dos combatientes armenios y un soldado azerbaiyano murieron hoy en actos de violencia en torno a Karabaj, donde en 2020 hubo una guerra Armenia y Azerbaiyán, consignó la agencia de noticias AFP.

Rusia, que emplazó en la zona un contingente de paz, acusó a Azerbaiyán de violar el alto el fuego, mientras que la Unión Europea (UE) instó a un "cese inmediato" de las hostilidades.

Armenia, en tanto, llamó a la comunidad internacional a frenar "acciones agresivas" de Azerbaiyán, en una primera reacción con los nuevos combates.

Tras los enfrentamientos armados entre las partes, el presidente de la autoproclamada república, Araik Arutiunian, declaró hoy la movilización militar parcial.

La medida fue decretada luego de que las autoridades del territorio denunciaran que las Fuerzas Armadas azerbaiyanas violaron el régimen del alto el fuego con el uso de armas de distinto calibre, morteros, lanzagranadas y drones de ataque.

Según los medios armenios, las nuevas tensiones estallaron cerca de la localidad de Berdzor, por donde pasa el corredor terrestre de Lachin, que une Armenia con Nagorno Karabaj.

Las hostilidades entre Armenia y Azerbaiyán por el territorio de Nagorno Karabaj volvieron a cobrar fuerza el 27 de septiembre de 2020, con fuertes bajas en ambos bandos.

Tras una primera guerra que dejó más de 30.000 muertos a principios de la década de 1990, ambos países se enfrentaron nuevamente a finales de 2020 por el control de Nagorno Karabaj, una región montañosa que rompió con Azerbaiyán y se independizó, aunque la comunidad internacional no lo reconoció y solo sobrevivió gracias al apoyo político y económico de Armenia.

Más de 6.500 personas murieron en ese segundo conflicto.

Las hostilidades se prolongaron por seis semanas y cesaron el 10 de noviembre de 2020 en virtud de una declaración adoptada un día antes por los líderes de Armenia, Azerbaiyán y Rusia.

Por acuerdo entre las partes, Rusia emplazó en la zona un contingente de paz, paralelamente a la retirada de fuerzas armenias desde los distritos de Agdam, Kalbajar y Lachin, arrebatados a Azerbaiyán durante la guerra de 1992-1994.

Además, el pacto establece que en tres años las partes deben acordar "el plan de construcción de una nueva ruta de tránsito" en el corredor de Lachin.

El secretario del Consejo de Seguridad de Armenia, Armen Grigoryán, dijo hoy que la exigencia de Azerbaiyán de sustituir ahora la vía de comunicación por Lachin carece de legitimidad.

En el marco de un acuerdo de alto el fuego negociado por Rusia, Armenia cedió grandes extensiones de territorio que controlaba.

En mayo pasado los presidentes de Armenia y Azerbaiyán acordaron comenzar los preparativos para unas negociaciones de paz y en el mismo mes los vice primeros ministros se reunieron para trabajar en la delimitación y seguridad de las fronteras.

Pese a ese proceso de normalización de las relaciones bilaterales, los dos países se acusan mutuamente de ataques en la frontera.

(Télam)