El Senado de Chile avanzó anoche en la tramitación del polémico proyecto de ley que busca restablecer en el país el voto obligatorio, con una aprobación en general -aunque no definitiva- de la iniciativa con 25 votos a favor, 14 en contra y solo una abstención.

El proyecto, impulsado por la diputada opositora democristiana Joanna Pérez, pretende aprobarse para aplicarse en las elecciones presidenciales y parlamentarias del domingo 21 de noviembre.

El siguiente paso del proyecto es volver a discutirse y votarse en particular en la Comisión de Constitución de la Cámara Alta, instancia que tiene hasta el día 7 de octubre como plazo máximo para presentar indicaciones al proyecto de ley.

La iniciativa genera un fuerte cruce de declaraciones entre parlamentarios y ya cuenta con el rechazo del Gobierno, sobre todo a la hora de debatir si se podría aplicar en las elecciones de noviembre.

Ximena Rincón, presidenta del Senado (DC), señaló en el debate que Chile vive una época de “profundos cambios” y que “estoy convencida de que al voto hay que darle doble carácter, voto a favor de la restitución de la obligatoriedad”.

Por su parte, la senadora y candidata presidencial de Nuevo Pacto Social (exConcertación) Yasna Provoste indicó que “la vida se compone de derechos, pero también de obligaciones” y por tanto “voto a favor porque quiero más democracia y a las grandes mayorías decidiendo”.

En tanto, el senador Alejandro García Huidobro, de la pinochetista Unión Demócrata Independiente (UDI) , aseguró que “esta obligatoriedad, la mayoría del país no la comparte” y que “faltan incentivos para que la ciudadanía se sienta de alguna manera motiva a votar”.

Para el senador, “este proyecto no va en el camino correcto, creo que en la libertad de las personas con los incentivos suficientes”.

Del lado del Ejecutivo, Máximo Pavez, subsecretario general de la Presidencia, se mostró contrario a la idea de que la norma comience a regular en Chile a partir de las elecciones presidenciales y parlamentarias de noviembre próximo.

Esta iniciativa ya la había aprobado en junio la Cámara de Diputados con 105 votos a favor, 33 en contra y 9 abstenciones, pero al recibir modificaciones en la Cámara Alta, de obtener la media sanción, deberá volver a la Cámara Baja. (Télam)