La alcaldía de la ciudad ucraniana Mariupol informó hoy que prosigue la evacuación de civiles "a pesar de las dificultades", después de que centenares fueron puestos a salvo tras pasar semanas atrapadas bajo el intenso fuego ruso en un complejo siderúrgico del estratégico puerto en el mar de Azov.

Así lo señaló la alcaldía en un mensaje en la red social Telegram en el que solicita los que vayan a ser evacuados que acudan al punto de reunión.

"La evacuación, que debía comenzar hoy a las 7 continúa. Los colectivos aún no han llegado al lugar de reunión, pero les pedimos a los residentes de Mariupol que permanezcan cerca del centro comercial Port City", dice el mensaje.

El Ministerio ruso de Defensa, en tanto, señaló que fueron 80 los civiles evacuados y que "quienes deseaban salir a zonas controladas por el régimen de Kiev fueron entregados a representantes de la ONU y el CICR". Ninguna de esas instancias informó a cuántos civiles transportaron.

La alcaldía de Mariupol espera que a lo largo de hoy logren alcanzar la localidad de Zaporiyia los civiles que ayer fueron evacuados de la asediada ciudad portuaria, pero que quedaron atrapados a mitad de camino, informó el portal alemán de noticias Deutsche Welle.

"Según nuestras informaciones, salieron ya de Mariupol y esperamos que lleguen a Zaporiyia esta tarde o por la noche", afirmó un portavoz de la alcaldía, a través de Telegram, según reproduce el portal ucraniano Ukrinform.

En su mensaje diario al país, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, exaltó anoche el éxito de la operación y anunció más evacuaciones.

"Hoy finalmente logramos iniciar la evacuación de la gente de Azovstal", declaró en el video, señalando que deben llegar el lunes a Zaporiyia, bajo control ucraniano.

La ciudad de Zaporiyia, a unos 220 kilómetros de Mariupol, espera la llegada del convoy con los primeros civiles que permanecieron dos meses escondidos en la acería de Azovstal, con técnicos municipales, médicos y organizaciones humanitarias preparados para atenderlos.

Esta madrugada el comandante de la 12 Brigada de la Guardia Nacional ucraniana, Denys Schleha, había informado a la agencia local Ukrinform que el ejército ruso había reanudado los "ataques masivos" contra la acería de Azovstal, en Mariupol, donde se refugian cientos de personas.

El jefe militar aclaró que, según sus estimaciones, todavía quedan varios cientos de civiles en los búnkeres de Azovstal, incluidos hasta 20 niños.

Agregó que también hay unos 500 heridos que esperan puedan salir de la acería, y que se puedan llevar a "nuestros camaradas de armas caídos, que también es un número muy grande". (Télam)