Autoridades de Venezuela reportaron hoy otros cuatro muertos por el reciente naufragio de una embarcación que llevaba ciudadanos venezolanos hacia Trinidad y Tobago, con lo que sumaban al menos seis las víctimas fatales.

"Hasta este momento, lamentablemente, tenemos seis occisos, cuatro de sexo femenino y dos de sexo masculino", dijo la gobernadora del estado Delta Amacuro, Lizeta Hernández, a periodistas locales.

La funcionaria aseguró que "no han cesado las labores de búsqueda", después de que siete personas fueran rescatadas con vida.

"Nos mantenemos activos hasta encontrar a los 10 ciudadanos venezolanos que aún nos faltan por rescatar, entre ellos, presuntamente, tres menores de edad", dijo Hernández, según la agencia de noticias AFP.

El gobierno regional reportó ayer en un comunicado que el viernes pasado "naufragó una embarcación que salió presuntamente del caño (curso secundario de agua) de La Horqueta", en Delta Amacuro.

Agregó en esa nota que la embarcación -cuyas características no describió- iba "con destino a la isla de Trinidad" y que hasta entonces se habían rescatado siete personas con vida y una mujer y un hombre muertos.

En un comunicado conjunto, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dijeron hoy que estaban "profundamente consternados" por el naufragio.

Delta Amacuro, en el extremo noreste de Venezuela, tiene una población mayoritariamente indígena, muchos de los cuales emprenden a menudo viajes clandestinos hacia Trinidad y Tobago en busca de oportunidades de trabajo.

Muchos de esos viajes parten también del vecino estado Sucre, tal como fue el caso de la lancha que naufragó en diciembre pasado y provocó la muerte de al menos 32 personas.

Diversas ONG denunciaron que esa corriente migratoria hacia Trinidad y Tobago no se debe solamente a la búsqueda de mejores oportunidades sino también a la acción de organizaciones dedicadas a la trata de personas. (Télam)