Un ataque incendiario se registró en la madrugada de hoy en la región de La Araucanía, en el sur de Chile, donde el presidente Gabriel Boric realiza su primera visita a la región, epicentro del conflicto mapuche.

El hecho ocurrió en la localidad de Galvarino, 650 kilómetros al sur de Santiago, donde un grupo de encapuchados armados incendió dos máquinas forestales luego de intimidar a los trabajadores del Fundo Santa Helena, según indicó la Policía de Investigaciones a Télam,

Los encapuchados huyeron con una camioneta que robaron del lugar, que fue encontrada posteriormente, abandonada y totalmente quemada.

El incidente se registró en el segundo día de visita de la visita del presidente a la zona, donde llegó ayer para anunciar un plan de seguridad y apoyo económico.

El complejo escenario que se vive en la macrozona sur del país ha llevado a que el mandatario se refiera por primera vez como "terrorismo" a los distintos ataques sufridos en el sector y a que asegurara que la situación se debe abordar con mano firme.

El presidente pasó la noche en una cabaña en la comuna de Lonquimay y en la mañana, al hablar con Radio Lonquimay, no se refirió a los hechos de violencia recientes, pero reconoció el error en la primera visita del Gobierno a La Araucanía, en marzo, cuando la ministra del Interior de ese entonces, Izkia Siches, fue recibida con disparos al aire por parte de la comunidad mapuche.

"Pecamos de voluntarismo, con incidentes muy complicados que afectaron a nuestra ministra del Interior y nos dimos cuenta de que la situación en La Araucanía hay que abordarla sin atajos", señaló, al apuntar que el Gobierno dio un paso el falso.

"Acá no se pueden hacer maniobras comunicacionales, hay que llegar con una agenda sólida, robusta y por eso nos demoramos en prepararnos. Sabemos que acá están cansados de promesas y tienen el derecho de vivir en paz", dijo el presidente.

Las Fuerzas Armadas colaboran con las policías en la región de La Araucanía y dos provincias del Biobío desde el 17 de mayo pasado, cuando Boric decretó el estado de excepción constitucional de emergencia en la zona, ratificado cada 15 días por el Congreso a solicitud del Ejecutivo.

El conflicto en esta zona del país lleva décadas y se debe a una disputa territorial entre el Estado, algunas comunidades mapuches y empresas forestales que explotan tierras consideradas ancestrales por los pueblos originarios. (Télam)