Un mallorquín que contagió a 22 personas con coronavirus fue arrestado por no cumplir con las leyes sanitarias e ir a trabajar y al gimnasio a pesar de tener los síntomas de la enfermedad, informó hoy la policía de esa isla española.

Las autoridades de Mallorca comenzaron a investigar el hecho a finales de enero después de detectar un brote en la ciudad de Manacor y tras recibir informes sobre "un trabajador que se había contagiado y había ocultado su enfermedad", precisaron las fuerzas de seguridad en un comunicado.

Días antes de que se detectara el brote, el individuo de 40 años comenzó a mostrar síntomas, lo que suscitó la preocupación de sus colegas, pero se negó a volver a casa, informó la agencia de noticias AFP.

Al final de la jornada se realizó una prueba PCR de detección de Covid-19, pero no esperó el resultado y al día siguiente regresó no solo a su trabajo sino que también fue al gimnasio.

En el trabajo, tanto el gerente como el personal insistieron en que se fuera a casa porque podría estar infectando a otras personas.

Sin embargo, el hombre los ignoró y durante su jornada laboral circuló por todo el local, tosiendo mientras se bajaba el tapaboca y diciendo, según la policía: "Los voy a contagiar a todos".

Al final del día, cuando el resultado del test dio positivo, sus colegas, alarmados, también tuvieron que hacerse pruebas de detección. Cinco de ellos dieron positivo y a su vez contagiaron a varios de sus familiares, incluidos tres bebés de un año.

En el gimnasio, tres personas que habían estado en contacto directo con el hombre también se contagiaron y transmitieron el virus a sus familiares.

Por tales hechos se procedió a la detención del trabajador como presunto autor de un delito de lesiones, y en el día de ayer fue puesto a disposición de la autoridad Judicial.

La policía precisó que sus acciones derivaron en un total de 22 infecciones, aunque ninguna requirió tratamiento hospitalario. (Télam)