El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, confirmó el arresto de un importante cabecilla nacional de la pandilla Mara Salvatrucha (MS13), poco antes de que la Asamblea Legislativa (Congreso) prorrogara por un mes el régimen de excepción (estado de sitio) para contener la violencia homicida de las pandillas y que debía terminar hoy.

"Cayó otro de los líderes nacionales de la MS13", tuiteó Bukele, junto a una imagen de Misael Romero, alias Danger, dirigente de la referida pandilla.

Este arresto llegó horas antes de que la Asamblea Legislativa, a pedido de Bukele, extendiera por 30 días más el régimen de excepción vigente desde fines de marzo pasado, informó la agencia de noticias Sputnik.

La Asamblea Legislativa ya había aprobado el 27 de marzo pasado también a solicitud del presidente, el estado de excepción por un mes, para responder a una ola de homicidios desatados por las pandillas del país.

Sin ir más lejos, un día antes de aprobarse la medida por primera vez, 62 personas fueron asesinadas a manos de la temible Mara Salvatrucha.

El primer mes de régimen de excepción, que vencía hoy, permitió a las autoridades detener sin orden judicial a 16.000 pandilleros.

Con la medida, el Gobierno de Bukele queda capacitado no solo para suspender ciertas libertades y garantías sino para desplegar a militares y policías en las calles.

"Con 67 votos a favor -al igual que en marzo- queda aprobada la prolongación del decreto legislativo 333 que contiene régimen de excepción", declaró el presidente del Parlamento, Ernesto Castro, informó la agencia de noticias AFP.

La medida restringe también la libertad de asociación, el derecho a la defensa, amplía el plazo de las detenciones mientras se investiga y faculta intervenir las comunicaciones.

El Parlamento aprobó también una ley que contiene un régimen especial transitorio para "simplificar y facilitar" la adquisición de bienes y servicios libres de impuestos por parte del Estado para atender la emergencia de seguridad y construir nuevas cárceles para recluir a los miles de pandilleros que se detienen.

A pedido del mandatario, el Congreso, controlado por el oficialismo, también aprobó a inicios de abril una reforma para castigar con hasta 45 años de prisión a los miembros de las pandillas.

"Más de 16.000 terroristas sacados de las calles, en solo 29 días. Seguimos Guerra Contra Pandillas", destacó el gobernante en Twitter.

La policía informó anoche que el sábado capturó a 590 pandilleros y desde el inicio de una intensificación de los operativos, la ofensiva, el 26 de marzo, acumula 16.053 detenidos, una cifra sin precedentes en los últimos 30 años en este país centroamericano.

El Salvador sufre el asedio de la Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18, entre otras, que suman 70.000 miembros, de los cuales con la ofensiva de arrestos ahora 32.000 están encarcelados.

Basado en una encuesta que publicó la semana pasada CID Gallup, el mandatario aseguró que "el 91% de los salvadoreños apoyan la guerra contra pandillas que impulsa nuestro gobierno".

Bukele les declaró la guerra a las pandillas que operan en su territorio, ante el asesinato de 87 personas entre el 25 y el 27 de marzo, crímenes que las autoridades vincularon al accionar de estas agrupaciones criminales.

La reforma también incluye castigar con hasta 15 años de prisión la difusión de mensajes de pandillas en medios de comunicación. (Télam)