El Gobierno de Argelia advirtió hoy que rescindirá el contrato de suministro de gas a España si este país desvía el fluido “hacia un tercer destino”, en el contexto de la tensión con Madrid por la disputa por el Sahara Occidental con Marruecos.

Cualquier envío de gas a España “cuyo destino sea otro que el previsto en los contratos será considerado como una falta a los compromisos contractuales”, afirmó el ministro de Energía y Minas de Argelia, Mohamed Arkab, en un comunicado.

Si ello sucede, “podría provocar la ruptura del contrato entre (la empresa estatal argelina de hidrocarburos) Sonatrach y sus clientes españoles”, remarcó, según reportó la agencia de noticias AFP.

La advertencia se produjo en medio de la tensión entre Argelia y España por la cuestión de la antigua colonia española en el Sahara Occidental.

Madrid abandonó el mes pasado su tradicional neutralidad y respaldó el plan marroquí de autonomía de esa región, considerada un territorio no autónomo por la ONU y en la que se enfrentaron por décadas Marruecos y el Frente Polisario independentista.

Marruecos, que controla cerca de 80% del Sahara Occidental, postula un plan de autonomía bajo su soberanía, mientras el Frente Polisario reclama un referendo de autodeterminación, previsto por la ONU en 1991, con motivo de la firma de un alto el fuego.

El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune, calificó el cambio de postura de Madrid de “inaceptable moral e históricamente”, pero aseguró que su país “no renunciará jamás a su compromiso de asegurar el abastecimiento de gas a España, cualesquiera sean las circunstancias”.

En 2021, Sonatrach proveyó 40% del gas natural importado por España. Parte de ese suministro se envió a través del gasoducto Maghreb Europe, que atraviesa Marruecos, pero Argelia lo cerró en octubre pasado, después de romper relaciones con su vecino africano.

Arkab dijo en el comunicado que su colega española, Teresa Ribera, le dijo que España había resuelto hacer funcionar ese gasoducto “en sentido inverso”.

Aunque el funcionario argelino no precisó qué país se vería beneficiado por ese eventual uso inverso del ducto, recordó que Madrid anunció en febrero que ayudaría a Marruecos a “garantizar su seguridad energética”. (Télam)