Arabia Saudita reimpuso hoy medidas de distanciamiento físico en la Gran Mezquita de La Meca, principal ciudad santa y lugar de peregrinación del islam, debido a un repunte de la epidemia de coronavirus en el reino.

Esta medida había sido levantada en octubre ante la caída de infecciones de Covid-19, pero el número de contagios se multiplicó por más de 20 desde inicios de diciembre, con 744 nuevos casos ayer.

"La decisión de aplicar de nuevo el distanciamiento social el jueves (...) deriva de la inquietud por proteger la salud de los fieles", dijo la agencia de prensa oficial SPA.

Alrededor de la Kaaba, la estructura cúbica cubierta de negro hacia la que los musulmanes de todo el mundo dirigen sus oraciones, se han instalado señales para ayudar a mantener la separación entre fieles, consignó la agencia de noticias AFP.

La Meca recibía millones de peregrinos antes de la aparición del coronavirus a fines de 2019. Entonces se aplicaron restricciones para limitar el acceso a la Gran Mezquita que se relajaron progresivamente en los últimos meses para los vacunados.

Antaño, los peregrinos aportaban unos 12.000 millones de dólares anuales a Arabia Saudita, que trata de diversificar su economía muy dependiente del petróleo.

Click to enlarge
A fallback.

El repunte epidémico ocurre en otros países del Golfo y ha llevado a Qatar a suspender los días libres del personal sanitario en los hospitales públicos.

Emiratos Árabes, pese a tener una de las mejores tasas de vacunación del mundo, registra un número de contagios diarios 30 veces superior al de principios de mes. (Télam)