Arabia Saudita llamó hoy a consultas a su embajador en Beirut, solicitó que su homólogo libanés abandone el reino y congeló las importaciones libanesas, tras difundirse una entrevista en la que el ministro de Información de ese país criticó la guerra que mantiene hace seis años la monarquía saudita contra Yemen.

El Gobierno saudita decidió "llamar a su embajador en Líbano para unas consultas y le pidió al embajador libanés en el reino que salga del territorio en 48 horas", informó la Cancillería saudita en un comunicado, en el que también anunció la interrupción de "todas las importaciones libanesas".

En la nota, el reino "lamenta" el deterioro de las relaciones con Líbano y advirtió que "se tomarán otras medidas", sin brindar mayores precisiones, reportó la agencia de noticias AFP.

La decisión se da luego que el pasado lunes se difundiera un programa televisivo, grabado el pasado 5 de agosto, en el que el actual ministro de Información, Georges Kordahi, quien por entonces no integraba el Gobierno y trabajaba como periodista, calificó de "absurda" a la guerra que la coalición militar dirigida por Arabia Saudita protagoniza en Yemén contra un movimiento rebelde y consideró que debía terminar.

En la entrevista, el expresentador de televisión, que pasó a integrar el pasado 10 de septiembre el nuevo gabinete del primer ministro Najib Mikati, dijo que los rebeldes hutíes -una milicia, apoyada por Irán, el principal rival regional de la monarquía saudita- se defendían "frente a una agresión extranjera".

"No porque sea saudita o emiratí, pero sí, ¡ha habido agresión continua durante los últimos ocho años contra esa gente! ¡Suficiente! Lo que no se pudo lograr en dos o tres años, no se logrará en ocho. Entonces esto se ha convertido en una guerra absurda, esa es mi opinión”, declaró.

Click to enlarge
A fallback.

Estos comentarios fueron rechazados este miércoles por el Consejo de Cooperación del Golfo y el Gobierno saudita, que los consideró como un "ataque a los esfuerzos de la coalición" y que no estaban "en armonía con las relaciones históricas" entre Beirut y Riad.

También Emiratos Árabes Unidos, que forma parte de la coalición militar, decidió convocar a su embajador en Líbano.

Kordahi, por su parte, dijo el miércoles por televisión que esas declaraciones solo reflejaban "su opinión personal" antes de ser nombrado ministro.

La guerra en Yemen ha dejado, desde 2014, decenas de miles de muertos, civiles en su mayoría, y obligado a millones de personas a abandonar sus hogares. La ONU considera que en ese país, el más pobre de la Península Arábiga, se vive una de las peores crisis humanitarias del mundo, provocada no solo por los combates, sino también por el bloqueo total que mantiene Arabia Saudita sobre ese territorio. (Télam)