La justicia de Guatemala dio hoy la autorización que faltaba para que dos hijos del expresidente panameño Ricardo Martinelli, presos en ese país, puedan ser extraditados a Estados Unidos, que los acusa de lavado de activos en relación con el caso de los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Ricardo Alberto Martinelli, de 42 años, aceptó voluntariamente ante un tribunal guatemalteco ser enviado a Estados Unidos, en tanto la autorización judicial para la extradición de su hermano Luis Enrique, de 40, ya estaba lista desde mayo pasado.

“Deseo expresar mi voluntad de allanarme al proceso de extradición y pedirle al tribunal que haga las gestiones para que pase a la mayor brevedad posible”, declaró Ricardo Martinelli hijo, quien llegó al tribunal con un barbijo negro, anteojos oscuros y ayudándose a caminar con un bastón, según la agencia de noticias AFP.

“Este tribunal, sin más trámite considera pertinente, ante la manifestación expresa, resolver la formal solicitud de extradición del ciudadano panameño Ricardo Alberto Martinelli Linares, a efecto de ser entregado a las autoridades de los Estados Unidos”, respondió el juez Saúl Álvarez.

El tramite debe pasar ahora a la cancillería, que luego debe notificar a Estados Unidos para fijar la fecha de viaje.

Los hermanos Martinelli fueron detenidos en julio de 2020 en el aeropuerto de la capital de Guatemala a solicitud de Estados Unidos, que los acusa de haber blanqueado al menos 28 millones de dólares provenientes de sobornos de Odebrecht a cambio de la concesión de obras públicas.

Click to enlarge
A fallback.

También son reclamados por la justicia panameña, por otro caso de corrupción, pero no hay tratado de extradición vigente entre Panamá y Guatemala.

Ricardo (hijo) y Luis Martinelli habían sido electos diputados suplentes al Parlamento Centroamericano (Parlacen), pero este organismo rechazó tomarles juramento ante la sospecha de que buscaban inmunidad para eludir a la justicia. (Télam)