La rodilla del Papa, a prueba en Canadá


Aún bajo tratamiento en su rodilla derecha por la lesión en los ligamentos que lo obligó a suspender varias actividades en el año, el Papa adaptó su visita a Canadá para poder desplazarse a lo ancho del segundo país más grande del mundo sin inconvenientes. Así, en su viaje 37 fuera de Italia como Papa, Francisco usó por primera vez un bastón para recorrer el avión y saludar a los 78 periodistas que lo acompañaron durante las diez horas de vuelo desde Roma. Al llegar al aeropuerto de Edmonton, Francisco descendió del Airbus A330 de Ita Airways con un ascensor especial que lo acercó hasta auto que lo esperaba en la pista y en el que se desplazó unos pocos metros hasta el hangar en el que lo esperaban el premier Justin Trudeau y miembros de los pueblos indígenas con los que se reunirá en los seis días de su visita. Francisco, de 85 años, tuvo que suspender por consejo médico una visita que tenía en agenda para inicios de julio a República Democrática del Congo y Sudán del Sur para poder avanzar con la recuperación en la rodilla.


* * * * *


Una visita sin pasar por la capital


En un gesto que refuerza la importancia que quiere darle el Papa a las reuniones con los indígenas canadienses, presentes a lo largo y ancho del territorio del país, Francisco decidió concentrar las actividades en tres ciudades simbólicas de la presencia de los pueblos Métis, First Nations e Inuit y descartó hacer una etapa en Ottawa, la capital.

De todos modos, el Papa sí dará su habitual discurso a las autoridades políticas y civiles del país que visita, solo que será en Québec City, en el que se espera que sea uno de los mensajes más políticos del viaje. Al no visitar la capital, Francisco tampoco podrá dormir en la Nunciatura (embajada) vaticana en Canadá, por lo que pasará sus tres noches en Edmonton en el seminario San José, abierto en 1927, y en el que dará misas matutinas en la pequeña capilla del lugar. En Québec, donde dormirá miércoles y jueves, el Papa lo hará en el arzobispado local.


* * * * *


Francisco, en Canadá 34 años después


La visita de esta semana es la segunda vez que Jorge Bergoglio visita Canadá. Ya había estado en junio de 1988, cuando aún no era ni siquiera cardenal, para participar del Congreso Eucarístico Internacional de ese año. En cambio, sí fue la primera vez que el Papa sobrevoló Groenlandia. Así, apenas entró en el espacio aéreo del territorio danés del Ártico popularizado por la última temporada de la serie Borgen, envió un telegrama a la reina Margarita II en el que envió sus "mejores deseos" para el pueblo del lugar. (Télam)