Un mensaje en la red Twitter y un comunicado dieron cuenta hoy de la creación en Colombia del partido Primera Línea, surgido durante el largo paro nacional y las movilizaciones que golpearon al gobierno del presidente Iván Duque entre fines de abril y mediados de junio.

Sin firma, sin referentes visibles, desde una cuenta nueva, se anunció: “Hoy, 20 julio, nace oficialmente el Partido Político la Primera Línea. Sólo el pueblo salva al pueblo! A parar para avanzar; viva el paro nacional!”.

Las llamadas “primeras líneas” están constituidas por grupos de jóvenes hasta acá sin una organización que los contuviera, sin jefes visibles y con mecánicas más radicalizadas que otros sectores que participaron del paro y las movilizaciones.

De hecho, cuando el Comité Nacional del Paro (CNP) suspendió el paro nacional, en varias ciudades las “primeras líneas” mantuvieron los cortes y bloqueos.

El Gobierno de Duque suele acusarlos de vandalismo y varias veces sus funcionarios advirtieron que detrás de estos grupos se esconden organizaciones irregulares o disidencias de las guerrillas.

En el comunicado que acompaña el mensaje en Twitter, el flamante partido expresa que nace “como un grupo de resistencia y contención ante la agresión y represión violenta de la protesta, por parte del Gobierno nacional”.

“Nuestros principios se inscriben dentro del pluralismo y la tolerancia, así como la inclusión, y nuestro objetivo es ser eco de los que hoy no tienen voz”, señala el flamante nucleamiento.

Plantea además que no puede dejarse “el destino en manos de los políticos de carrera que desconocen las realidades y necesidades” de la ciudadanía.

“Es momento de asumir el reto y llegar al Congreso como lo que somos, como lo que representamos en este paro nacional: la Primera Línea de resistencia, cambio y esperanza”, concluye el texto, de apenas 4 párrafos.

Para crear un partido político en Colombia se requiere presentar una solicitud ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) y adjuntar copia de los estatutos, junto a un documento con la plataforma de la fuerza, que detalle su filosofía y principios.

Además, debe lograr 50.000 firmas o representación en el Congreso, en elecciones en las que para presentarse también se exige 50.000 rúbricas. Después, el CNE tiene 30 días para estudiar la solicitud. (Télam)