Por Milagros Rodríguez CARACAS, 25 OCT - El Gremio de Enfermería anunció hoy un paro nacional de 24 horas para el próximo 30 de octubre en reclamo de "salarios dignos", dotación de insumos y medicamentos, y mejoras en las infraestructuras de la red de hospitales públicos de todo Venezuela.

Ana Rosario Contreras, presidente del Colegio de Enfermería del Distrito Capital, lo informó tras precisar que los servicios de emergencia, salas de parto y terapia intensiva no serán paralizados.

"No queremos ver muriendo más pacientes por falta de insumos y ser cómplices de esta catástrofe por la cual atraviesa Venezuela, que hoy se ha convertido en un genocidio sistemático", aseveró durante una protesta a las afueras de la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el este Caracas.

Las profesionales de la salud acudieron al organismo para solicitar apoyo ante la profunda crisis laboral y sanitaria que registra el país, y además para consignar un documento en el que condenan el puesto que recibió el régimen del "usurpador" Nicolás Maduro dentro del Consejo de Derechos Humanos de la U.

"Sentimos vergUenza que un gobierno que violenta los derechos humanos pretenda ser miembro del comité de Derechos Humanos de la U", fustigó Contreras.

Indicó que el gremio ratifica el informe de Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los derechos humanos, de junio pasado que evidencia la violación sistemática de los derechos fundamentales en el país.

"Igualmente ratificamos el informe emitido en la comisión de encuestas de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) donde se denuncia que se violentan los derechos de la libertad sindical, el paralelismo sindical y la violación a los derechos de los trabajadores", expresó.

Además, precisó que la huelga del próximo miércoles (30), busca llamar la atención de toda la sociedad y la comunidad internacional porque "estamos en pobreza extrema y trabajando en infraestructuras colapsadas, sin insumos y sin medicamentos".

"Llegó el momento de que asumamos una posición firme ante esta violación de derechos humanos.

Sin hospitales usted no podrá ser atendido, sin docentes no habrá educación y sin educación ni salud no puede haber el país que hoy aspiramos", sentenció.

Contreras criticó que más de 60% de los trabajadores activos de la enfermería perciben el sueldo mínimo integral, de 300 mil bolívares mensuales, compuesto por salario más bono de alimentación, equivalentes a 15 dólares al cambio oficial.

"Eso son salarios irrisorios que nos dan el efecto de la cebolla (.

.

.

) porque nos dan ganas de llorar porque no tenemos como alimentar a nuestras familias", cuestionó.

Asimismo, reprochó que los jubilados, que han dedicado más de 30 años en atención al ser humano y solo tienen un ingreso de 150 mil bolívares, unos 7,5 dólares al mes.

"Con eso no pueden comprar ni el antihipertensivo, por eso esta lucha es de todos", aseveró.

La dirigente gremial insistió en que no quieren pasar a formar parte de la diáspora venezolana pero tampoco quieren "vivir pasando hambre", y mucho menos "recibir bonos o cajas Clap (Comité Local de Abastecimiento y Producción) con productos de dudosas procedencias".

"Vamos a evaluar la repuesta del responsable de garantizar la salud y un salario digno para poder incorporarnos a un paro nacional indefinido", advirtió.

El gremio de enfermeras reclama al gobierno un sueldo base, equivalente en bolívares a 600 dólares para poder cubrir las necesidades básicas ante la galopante inflación que registra el país, que de acuerdo con el Banco Central registró una tasa de 52,2% en septiembre y una acumulada en lo que va del año de 4.

679,5%.

(ANSA).