Por Margarita Bastías SANTIAGO DE CHILE, 31 ENE - La Fiscalía Nacional de Chile informó en su balance anual, que investiga las denuncias de 5.

558 personas que acusan haber sufrido violación institucional a sus derechos humanos en el marco de la crisis social que estalló el 18 de octubre.

Las denuncias fueron realizadas por 4.

525 hombres y 1.

031 mujeres, de los cuales 4.

719 son adultos y 834 menores de edad durante el periodo del 18 de octubre hasta el 30 de noviembre.

"Dentro de desnudamiento y violencia sexual, estos desnudamientos se han enmarcado en algunas regiones, dependiendo de las circunstancias del caso, o en abuso contra particulares o casos de apremios ilegítimos y en algunos casos, cuando ya hay contacto, pueden estar en abusos sexuales", explicó la jefa de Unidad de derechos humanos de la Fiscalía, Ymay Ortiz.

Explicó que "no es que el desnudamiento sea un tipo penal especial, pero creemos que fue importante también saber en qué casos las víctimas, más que denunciar algún tipo de golpe, algún tipo de apremio, denunciaban haber sido desnudadas".

El informe agregó que de las más de 5.

000 víctimas, 4.

170 acusaron a Carabineros como culpable de la violencia.

Apuntando a la policía uniformada, 4.

158 acusaron apremios ilegítimos, 134 tortura y se investigan nueve casos de violación.

Entretanto, víctimas de trauma ocular denunciaron "complicaciones" en el Programa Integral de Reparación Ocular" anunciado por el Ministerio de Salud en noviembre, que contempla tratamiento médico, estético y funcional, además de apoyo psicológico.

Los familiares informaron de retrasos en las operaciones, falta de insumos y problemas para los afectados en regiones, que deben viajar a Santiago para tratarse.

Las víctimas se reunieron con la misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que hoy entrega su informe final al concluir su visita in loco.

En la reunión participó Camilo Gálvez (24), quien relató que el 15 noviembre estaba frente al Centro Cultural Gabriela Mistral, cuando fue impactado por un balín en el ojo derecho, lo que le ocasionó la pérdida total de la visión.

Su demanda es "básicamente poder encontrar a los responsables y que sean todos culpados, desde el Presidente, pasando por el Ministro, el alto mando de Carabineros.

Eso espero prontamente, y una indemnización por parte del Estado", dijo a radio Cooperativa.

Relató que ya está en "el tercer mes de licencia" y que no podrá "volver a trabajar en lo que hacía, pues manejaba máquinas barredoras"; además, apuntó que "después de las operaciones perdí 7 kilos, y perdí mi estado mental y la estabilidad emocional".

También se reunió con la Comisión la madre de Moisés Ordenes, el joven que perdió la visión de un ojo y quedó con lesiones de diversa gravedad tras ser agredido por Carabineros, situación que fue captada en vivo por la televisión y cuyo caso está en la Justicia por el delito de torturas.

Valeria Pérez, hermana de Oscar Pérez, joven atropellado y aplastado por un carro policial en Plaza Italia a mediados de diciembre, también llegó al encuentro con la CIDH.

En ambos casos, los familiares dieron sus testimonios a los comisionados, los cuales se mantienen en reserva.

A su vez, la Defensoría de la Niñez dio cuenta a la CIDH de 602 casos de niños/as y adolescentes víctimas de vulneraciones a los derechos humanos Representantes encabezados por el comisionado Joel Hernández se reunieron en la sede de la Defensoría.

La misión recorrió algunas regiones y en Concepción, 500 kilómetros al sur de Santiago, se denunciaron múltiples situaciones de amedrentamiento a abogados representantes de manifestantes, y el entorpecimiento de su labor que ha hecho Carabineros, como negar el libro de registro o la visita a las y los detenidos, entre otras situaciones.

(ANSA).