LA PAZ, 18 DIC - La Fiscalía de La Paz emitió hoy una orden de aprehensión contra el ex presidente boliviano Evo Morales, actualmente refugiado en la Argentina, en el marco de la denuncia presentada por el actual gobierno interino encabezado por Jeanine Añez.

La acusación contra el renunciante presidente habla de la comisión de los delitos de "sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo, crímenes previstos en los artículos 123 y 133 del Código Penal" de Bolivia.

En el documento también se puede leer que la orden podrá ser ejecutada en cualquier hora y día hábil recurriendo a la ayuda de la fuerza pública, respetando el ejercicio de los derechos y las garantías constitucionales del sindicado.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, hizo pública la disposición realizada por los fiscales Jhimmy Almanza Pardo y Richard Villaca, en un proceso iniciado de oficio por el Ministerio Público.

El proceso abierto contra el ex gobernante, quien dimitió el 10 de noviembre, se sustenta en un audio revelado por Murillo, en el que supuestamente se escucha la voz de Morales dando instrucciones a uno de sus partidarios, el cocalero Faustino Yucra, para bloquear caminos e interrumpir el suministro de alimentos a algunas ciudades.

En la grabación, que hizo pública el Gobierno de Añez, la voz atribuida a Morales insta a Yucra a dar "dura batalla a los fascistas y racistas".

"Va a ser hora de combate, combate, combate (.

.

.

) Con el pueblo alteño (periferia de La Paz, NDR)y otros sectores, vamos a derrotarlos", sostiene.

En concreto, le ordena que hagan "cercos de verdad" de modo que "no entre comida a las ciudades".

Además, le explica que, para que la gente no se "canse" los organice en grupos que se vayan rotando "cada 24 horas".

"Hay bloqueo hasta ganar, hermano", le indica Morales.

En el documento de la fiscalía también se acusa a Yucra Yarwi, dirigente del MAS.

La conversación ocurrió cuando Morales estaba en México.

Actualmente, Morales se encuentra en Argentina a donde llegó para "estar más cerca" de sus seguidores y coordinar los pormenores de la campaña electoral que se avecina en el país.

Morales renunció a su cargo de presidente el 10 de noviembre en medio de una crisis por las acusaciones en su contra de fraude electoral, que generó movilizaciones en las calles y presiones militares.

Su salida del cargo ocurrió 21 días después de haberse celebrado las elecciones en Bolivia.

El martes pasado, Morales brindó una conferencia de prensa en Buenos Aires, donde el gobierno de Alberto Fernández le concedió refugio político, en la que aseguró que no tenía miedo a la detención.

"No tengo miedo a la detención.

Cuántas veces he sido detenido y procesado?", afirmó.

(ANSA).