CIUDAD DE MEXICO, 30 DIC - La ministra de Gobernación (interior) mexicana, Olga Sánchez, señaló hoy que México no tiene "intención de romper relaciones" con Bolivia tras la expulsión ordenada hoy por La Paz de la embajadora azteca en ese país sudamericano.

En conferencia de prensa, la funcionaria señaló que los vínculos entre ambos países son "tensos" pero por el momento el gobierno solo "tomó nota de la declaratoria" de "persona non grata" formulada por Bolivia hacia la diplomática, a quien se otorgaron 72 horas para abandonar ese país.

"Continuará (funcionando normalmente) la embajada en aquel país.

Sólo se hizo el llamado a la persona de la embajadora, por lo incómodo que fue el fin de semana", afirmó la ministra en relación al asedio denunciado por el gobierno mexicano de decenas de hombres armados, militares y policías, de la residencia de la embajada.

Sánchez, ex jueza de la Suprema Corte, definió a María Teresa Mercado como "una gran embajadora" y dijo que "se le recomendó regresar a México por cuestiones de seguridad y comodidad".

"La embajada de México en Bolivia seguirá trabajando y no existe un rompimiento diplomático", indicó.

"Hay personas encargadas de negocios", señaló la ministra, quien en relación a los 9 ex colaboradores del presidente renunciante Evo Morales asilados en esa sede diplomática en La Paz, dijo que "México se ha caracterizado por abrir sus puertas" a los perseguidos "y no podía ser de otra manera".

"Mientras estén en la embajada mexicana, están en territorio" mexicano, dijo.

Sobre algunas críticas formuladas por la oposición, en torno a la forma en que México ha tratado sus vínculos con Bolivia, Sánchez señaló que respeta estas opiniones pero dijo que las autoridades mexicanas actuaron "con profesionalismo, sin improvisaciones".

"Recordemos el golpe militar de (Augusto) Pinochet, en Chile, y ni en esos momentos fue agredida nuestra embajada", señaló.

Por su parte, el vicecanciller mexicano, Maximiliano Reyes, dijo que, "aunque no hay reportes de agresiones o abusos laborales hacia mexicanos", se tiene preparado un dispositivo con aeronaves, "si es necesaria una salida masiva" de la embajada.

Reyes afirmó que, hasta este momento, "la gran mayoría de mexicanos en Bolivia se encuentran realizando sus actividades con regularidad, salvo algunos casos aislados que han determinado abandonar el país en forma "precautoria ante la incertidumbre".

En Bolivia se encuentran entre 8.

000 y 10.

000 mexicanos, según el cálculo oficial.

El canciller, Marcelo Ebrard, señaló que la embajada estará a cargo provisoriamente de Ana Luisa Vallejo, actual jefa de Cancillería de la misión diplomática.

El vicecanciller dijo que el gobierno de México investiga las "acciones intimidatorias" de autoridades de Bolivia a la sede diplomática mexicana, para lo cual ha anunciado la interposición de una queja ante la Corte Internacional de Justicia.

(ANSA).