Por Alessandra Baldini NUEVA YK, 06 ENE - John Baldessari, uno de los más famosos artistas contemporáneos estadounidenses, falleció a los 88 años en su casa de Venice, en California.

Lo anunció hoy la galería Marian Goodman, que lo representaba, y lo definió como una persona "inteligente" y un artista "incomparable".

Baldessari, quien realizó miles de obras en las que combinaba imágenes y palabras e incluía dosis de humor en el arte conceptual, había sido premiado en la Bienal de Venecia en 2009, con el León de Oro a la Carrera.

Y en 2014 había recibido la Medalla Nacional para las Artes de manos del entonces presidente del país, Barack Obama.

Hijo de un anticuario italiano que había migrado a California y de una enfermera danesa, Baldessari había comenzado su carrera como pintor semiabstracto.

A mediados de los '60 empezó a experimentar más allá de la tela, rodando películas, creando collages y haciendo instalaciones.

En 1970 devino famoso al tomar distancia de su producción anterior: quemó los cuadros repudiados del período 1953-1966 en el crematorio de una empresa fúnebre de San Diego y luego usó las cenizas para hacer bizcochos.

"The Cremation Project" (El Proyecto Cremación) -o mejor, la urna que contenía dulces- fue expuesto en el MoMA de Nueva York en el marco de la muestra "Information" (Información), la primera y más importante reseña de arte conceptual organizada en Estados Unidos.

Influenciado por Marcel Duchamp y, a su vez, inspiración para otros artistas contemporáneos, como Barbara Kruger, Cindy Sherman, Matt Mullican y David Salle -quien lo definió como "un gigante"- Baldessari extraía sus imágenes de los medios de comunicación y del cine.

Entre otras obras, un año después de "The Cremation Project", creó "I Will Not Make Any Boring Art" ( Ya no haré arte aburrido), para la que instruyó a estudiantes para que escribieran esta frase en las paredes de una galería.

Más recientemente, en 2007, "Beethoven's Trumpet (With Ear)" era exactamente lo que describía el título: una gigantesca trompeta junto a una oreja de grandes dimensiones fundidas en bronce.

Baldessari fue protagonista de más de 300 exposiciones de arte.

Entre otras, participó en Documenta 7 Kassel (1982); en la Bienal de Arte de Venecia (1997); en el MoMA (1994); en el Deutsche Guggenheim de Berlín (2004) y en la Fundación Prada de Milán (2010).

Entre 2009 y 2011, la retrospectiva itinerante "Pure Beauty" (Belleza Pura) lo llevó al Tate Modern; al Los Angeles CountyMuseum of Art y al Metropolitan de Nueva York.

(ANSA).