Varios países europeos iniciaron hoy un alivio gradual de sus medidas contra el coronavirus de cara a la Navidad, mientras la pandemia seguía descontrolada en Estados Unidos y Vietnam entró en alerta al detectar el primer caso local de Covid-19 en tres meses, en medio de un recrudecimiento del brote en Asia.

Tras el fuerte impacto de la segunda ola, la caída de la tasa de contagios diarios del virus llevó a Bélgica a reabrir hoy algunas de sus tiendas no esenciales, aunque los especialistas alertaron sobre el riesgo de grandes aglomeraciones en centros comerciales ante la llegada de las fiestas de fin de año.

Para evitar un número excesivo de clientes en los negocios, el Gobierno decretó que las personas podrán salir a hacer las compras solos o con un menor o con alguien dependiente a cargo, mientras que el tiempo en los comercios estará limitado a media hora, informó la agencia de noticias Europa Press.

Por el momento, los restaurantes y bares permanecen cerrados en el país con más muertes por habitantes por Covid-19 en el mundo, con más de 16.600 muertes a lo largo del año.

También Irlanda levantó hoy las restricciones impuestas hace seis semanas para frenar el avance del brote y los ciudadanos se lanzaron de manera masiva a las calles a hacer sus compras navideñas.

Decenas de personas hicieron filas en la vereda mientras esperaban la reapertura de los negocios del centro de Dublín, la capital del país, que pudieron estrenar sus decorados navideños.

Además de los comercios minoristas, hoy reabrieron museos, bibliotecas, cines, lugares de culto, peluquerías o salones de belleza.

El viernes también podrán abrir en toda Irlanda los pubs y restaurantes que sirven comida, aunque los establecimientos que sólo sirven bebidas permanecerán cerrados.

Antes de Navidad, el Gobierno instó a la población a usar las mascarillas también al aire libre en las "calles concurridas", una medida que ya era obligatoria en el interior de los comercios.

En Francia, donde los centros comerciales reabrieron el pasado fin de semana con un estricto protocolo, el presidente Emmanuel Macron anunció hoy que su Gobierno tiene previsto lanzar una vasta campaña de vacunación entre abril y junio del año próximo, tras vacunar a la población de riesgo y al personal sanitario a principios de 2021.

El anuncio tuvo lugar un día después de que la empresa estadounidense Moderna señalara que estaba solicitando una autorización de urgencia para su proyecto en Estados Unidos y Europa.

A la espera de la aprobación de las vacunas, Francia continuará con el confinamiento vigente desde hace un mes hasta el próximo 15 de diciembre, cuando iniciará un alivio gradual de las restricciones e instaurará un toque de queda nocturno, que será exceptuado las noches del 24 y 31 de diciembre.

En tanto, en el Reino Unido, el premier británico Boris Johnson pidió al Parlamento aprobar hoy nuevas restricciones en Inglaterra y dijo que el país debe "mantener la calma" hasta que las vacunas sean aprobadas y distribuidas.

El actual confinamiento de cuatro semanas decretado en Inglaterra llega a su fin esta medianoche, y el Gobierno planea reemplazarlo desde mañana por un sistema regional de tres niveles basados en la severidad del brote en las diferentes partes del país.

Comercios, peluquerías, gimnasios abrirán mañana en todo el país, pero los 23 millones de personas en el nivel de alerta más elevado verán bares, restaurantes, cines y teatros cerrados.

"Tenemos que ser realistas, todavía no hay una vacuna, pese a todas las señales positivas (...) y hasta entonces no podemos bajar la guardia", defendió Johnson ante el Parlamento, que debe aprobar la medida.

En España, donde la segunda ola del brote causó más de 462.500 contagios y casi 9.200 muertos en noviembre, las autoridades pretenden mantener las restricciones durante las Fiestas, mientras que en Italia el Ejecutivo tiene previsto presentar mañana su nuevo decreto de cara a las festividades navideñas, para las que el ministro de Salud, Roberto Speranza, apuesta por "mayores restricciones".

"Tenemos que evitar llegar a enero en una situación complicada y evitar así una tercera ola de contagios", refirió.

Del otro lado del Atlántico, un número récord de 96.039 personas están internadas con la enfermedad en hospitales de Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia, según cifras publicadas hoy por la plataforma especializada Covid Tracking Project.

De cara al invierno, Estados Unidos atraviesa su tercer y peor pico de coronavirus, que los expertos atribuyen al hecho de que las personas no cumplen con las recomendaciones sanitarias y pasan más tiempo en lugares cerrados por la llegada del frío.

El país registró ayer 157.901 nuevos casos y 1.172 muertes, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins, que elevaron los totales a más de 13,5 millones de infecciones y más de 268.000 decesos.

El nuevo coronavirus causó hoy también alarma en Vietnam, donde las autoridades lanzaron una campaña de rastreo masivo de contactos entre los ciudadanos después de registrar el primer caso de transmisión local en el país en 89 días, informaron medios estatales.

La decisión se tomó luego que un hombre de 32 años en la ciudad de Ho Chi Minh diera positivo por coronavirus ayer, después de visitar a una azafata que se encontraba en cuarentena tras haber regresado de Japón hace dos semanas. (Télam)