La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que Alemania está comprometida con alcanzar la meta de la Unión Europea (UE) de reducir las emisiones contaminantes en un 55% para 2030 y saludó la vuelta de Estados Unidos a la mesa de negociaciones climáticas, durante su discurso en la cumbre virtual del clima convocada por el presidente estadounidense, Joe Biden.

"Alemania redujo sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% respecto a 1990, continuará reduciéndolos y contribuirá a alcanzar el objetivo vinculante de la Unión Europea de reducir los gases de efecto invernadero en un 55 % para 2030", prometió Merkel.

Además, Berlín tomó importantes medidas en el camino hacia la neutralidad de los gases de efecto invernadero, como por ejemplo, el impuesto al dióxido de carbono (CO2) introducido en los sectores del transporte y la calefacción el 1° de enero de este año.

La meta de Alemania es eliminar el uso del carbón a más tardar en 2038 y, mientras tanto, sigue invirtiendo en energías renovables.

El año pasado, por ejemplo, el 46% de la electricidad del país se generó a partir de fuentes de energía limpias.

Por otro lado, Merkel destacó la importancia de frenar la pérdida de biodiversidad y de proteger el 30% de las zonas terrestres y marítimas, informó la agencia de noticias DPA.

Además, agregó que la solidaridad con los países en desarrollo es fundamental en la lucha contra el cambio climático e instó a los países industrializados a prorrogar hasta 2025 su compromiso de movilizar 100.000 millones de dólares anuales para esta causa.

Alemania duplicó su propio compromiso, pasando de 2.000 millones de euros a 4.000 millones anuales, destacó la canciller y se comprometió a mantener una contribución justa.

Sin embargo, según la organización Global Climate Tracker, el compromiso de Alemania no es suficiente para alcanzar las metas que se propuso con el Acuerdo de París.

La movilidad restringida y las medidas de cuarentena por la pandemia redujeron la actividad industrial y la demanda de energía, por lo que la emisión de gases de efecto invernadero se redujo. Sin embargo, el programa propuesto para salir de la crisis no está orientado hacia una transición verde.

Además, su programa de acción climática no tiene un una hoja de ruta clara para alcanzar su objetivo previsto de neutralidad de carbono para 2050.

En su discurso de hoy, Merkel celebró el anuncio de Estados Unidos de reducir a la mitad sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2030 y su vuelta al centro del debate internacional sobre el tema.

"El objetivo estadounidense es un compromiso claro en la lucha contra el calentamiento global y una señal importante para la comunidad mundial", expresó la canciller y señaló que el mundo depende de esa contribución.

(Télam)