El Gobierno de Alemania anunció hoy la limitación a 10 personas en las reuniones de la noche del 24 de diciembre y prohibió el público en grandes eventos deportivos a partir de la próxima semana, como parte de una estrategia para detener la propagación de la variante Ómicron de coronavirus en el país.

"No es el momento de celebrar fiestas y veladas amistosas con mucha gente", alertó el jefe de Gobierno, el canciller Olaf Scholz, al término de una reunión de crisis con los líderes regionales del país.

En la misma línea, anunció que todos los eventos deportivos celebrados en Alemania a partir del martes próximo serán a puerta cerrada.

A partir del 28 de diciembre, los grandes eventos "ya no se celebrarán con espectadores, esto se aplica en particular a los partidos de fútbol", anunció Scholz, informó la agencia de noticias AFP.

La medida debería seguir vigente para la reanudación de la Bundesliga, el 7 de enero, con el fin de "frenar la propagación del virus", aseguró el canciller, según recogió la agencia de noticias AFP.

Otra de las medidas adoptadas afecta al ocio nocturno ya que también se anticipó que se cerrarán los clubes nocturnos, aunque no hubo más precisiones.

Click to enlarge
A fallback.

El anuncio de las nuevas restricciones se produce en plena nueva ola de contagios de coronavirus.

En las últimas 24 horas, Alemania reportó 23.428 casos de coronavirus y 462 decesos por la enfermedad, lo que eleva las cifras totales a 6.833.050 y 108.814, respectivamente, informó hoy el Instituto Robert Koch, el ente gubernamental encargado del control de enfermedades infecciosas.

Estas cifras exhiben un marcado incremento respecto de ayer, cuando el país registró 16.086 infecciones y 119 fallecidos, consignó la agencia de noticias Europa Press.

El organismo precisó que la tasa de incidencia acumulada durante los últimos siete días es de 306,4 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que la cifra de casos activos es de cerca de 857.400.

En paralelo, la Comisión Permanente de Vacunación de Alemania (Stiko) recomendó hoy que la tercera dosis de refuerzo contra el coronavirus sea adelantada de seis a tres meses en adultos, debido a la alta capacidad de contagio de la variante Ómicron. (Télam)