Miles de personas conmemoraron hoy en diversos lugares de Alemania el 77mo. aniversario de la liberación del nacionalsocialismo y el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa, con la sombra de la guerra en Ucrania sobre muchos de los actos convocados, informó la prensa local.

Solo en Berlín estaban programadas decenas de ceremonias y concentraciones conmemorativas.

La policía desplegó un gran contingente para prevenir posibles conflictos y hasta las primeras horas de la tarde no se habían reportado incidentes importantes.

Durante esta mañana, varios cientos de personas depositaron flores y homenajearon a los caídos en el monumento soviético del Parque Treptow de Berlín.

Muchas personas también acudieron pacíficamente esta mañana a otro monumento soviético, ubicado en el barrio de Mitte, donde colocaron coronas de flores, precisó un vocero policial, informó la agencia de noticias alemana DPA.

La ministra de Interior, Nancy Faeser, que había anunciado previamente que se impediría que fuese glorificada la guerra en Ucrania, expresó que estaba "muy agradecida a la policía por el fuerte despliegue los días 8 y 9 de mayo para impedir acciones que glorifican la guerra de agresión rusa y los crímenes de guerra rusos", en declaraciones al grupo de medios RND.

En Berlín, la policía impuso algunas restricciones en 15 lugares conmemorativos, como la prohibición de enarbolar banderas rusas y ucranianas.

El embajador ucraniano, Andrij Melnyk, depositó una corona de flores en el monumento soviético del Tiergarten de Berlín en memoria de los soldados ucranianos muertos en la Segunda Guerra Mundial, donde también hubo arreglos florales de organismos oficiales y asistieron veteranos y miembros del ejército ucraniano.

Unas decenas de personas clamaron repetidamente "Melnyk fuera", durante la hora que duró la visita del embajador, y otros manifestantes respondieron con cánticos de apoyo en ucraniano.

A pesar de la prohibición de portar banderas, en Berlín se exhibieron algunas banderas ucranianas, incluso una de 25 metros de largo, o rojas con referencias soviéticas, y los policías intervinieron en varias oportunidades.

Si bien diplomáticos y veteranos de la Segunda Guerra Mundial estaban exentos de la disposición, la restricción fue criticada por Melnyk, asociaciones ucranianas y miembros de la oposición.

Por su parte, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, describió la guerra en Ucrania como una "ruptura de época" que obliga a los europeos a tomar dolorosas decisiones.

Durante un congreso nacional de la federación de sindicatos alemanes DGB celebrado en Berlín, agregó: "Estábamos demasiado seguros de que la paz, la libertad y la prosperidad eran algo natural".

"Esta guerra nos deja brutalmente claro que debemos proteger y defender nuestra democracia, ¡interna y externamente!", exclamó.

"No se debe permitir que el nacionalismo, el odio a las naciones y la manía imperial dominen el futuro de Europa. Debemos evitarlo", manifestó sobre una de las lecciones que dejó el 8 de mayo de 1945, que marca un día de liberación y de recuerdo.

En Colonia, en el oeste de Alemania, miles de personas estaban convocadas a salir a la calle por la paz hoy por la tarde.

La asociación Cruz Azul-Amarilla inscribió a 10.000 participantes en una convocatoria de manifestación bajo el lema "Solidaridad con Ucrania" y se calcula que un millar de personas expresaron su apoyo a Rusia. Unos 150 motociclistas desfilaron por los alrededores de Colonia y en algunas motos se hicieron ondear banderas soviéticas.

El 9 de mayo, Rusia celebra tradicionalmente la victoria soviética sobre la Alemania nazi, por lo que se prevén más actos conmemorativos. (Télam)