Alemania, Bélgica y Luxemburgo "desaconsejan" los viajes que no sean indispensables a China, ante el brote de contagios de Covid-19 que se registra en el país tras el levantamiento de las restricciones, según informaron hoy autoridades de los tres países europeos.

"Actualmente, estamos desaconsejando los viajes no indispensables a China. La razón es el pico de infecciones por covid y el sistema de salud sobrecargado", indicó en Twitter el centro de reacción rápida del Ministerio de Relaciones Exteriores alemán.

Las autoridades belgas se sumaron a esta recomendación: "Debido al riesgo de saturación de los hospitales y el riesgo de no poder ser atendido rápidamente en caso de urgencia, los viajes no esenciales siguen estando desaconsejados", indicó el portal de la Cancillería belga.

"Luxemburgo comparte la opinión de Alemania y desaconseja actualmente los viajes no indispensables a China", anunció por su parte en un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores del país europeo, replicado por la agencia de noticias AFP.

China se enfrenta a una ola de contagios sin precedentes desde hace tres años después de que las autoridades suspendieran en diciembre la estrategia de "Covid cero" que habían implementado durante la pandemia.

Esto llevó a que varios países, entre ellos Estados Unidos, Israel o varias naciones de la Unión Europea (UE), establecieran controles a los viajeros procedentes de China.

A pesar del repunte de las infecciones, las autoridades chinas van a poner fin el domingo a las cuarentenas obligatorias a la llegada al país y volverán a autorizar a los chinos a viajar al extranjero, después de tres años de limitaciones.

La frontera entre Hong Kong y China continental, prácticamente cerrada durante casi tres años, se volverá a abrir a los viajeros a partir del domingo.

China condenó el martes la imposición de pruebas anticovid por algunos países, considerándolas "inaceptables" y amenazando con "contramedidas".

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuestionó esta semana las estadísticas oficiales de China en torno al brote, al considerar que "subrepresentan" la situación.

Beijing modificó la metodología de conteo de fallecimientos y ahora solo se toman las muertes cuya causa directa es la insuficiencia respiratoria. Esto explica que, pese a que los hospitales chinos están desbordados y los crematorios saturados, se notifican pocos decesos vinculados a la Covid-19.

La semana pasada, la OMS se reunió con las autoridades chinas para hablar de la explosión del número de contagios y hospitalizaciones. (Télam)