Alemania reportó hoy 29.875 nuevos casos de coronavirus y 598 muertos, con lo que marca un nuevo récord diario de fallecimientos que elevan las alertas y centran la agenda política y mediática en cómo enfrentar las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Las nuevas cifras entregadas hoy por el Instituto Robert Koch (RKI), la agencia gubernamental encargada del control de las enfermedades infecciosas, elevan los totales a 1,27 millones de personas contagiadas y más de 20.900 víctimas mortales.

En cuanto a las recuperaciones, la cifra asciende a 942.100 personas curadas, incluidas 20.000 que recibieron el alta en las últimas 24 horas, precisó la agencia de noticias Europa Press.

El presidente del RKI, Lothar Wieler, se pronunció ayer en contra de flexibilizar las medidas para frenar la pandemia de coronavirus con motivo de las fiestas navideñas.

"Creo que la medida importante es evitar realmente que haya una flexibilización en torno a la Navidad", afirmó, antes de alertar que con tales relajaciones el transcurso de la infección adquiriría una dinámica difícil de controlar.

"Es muy importante que realmente eso no ocurra", subrayó.

Según Wieler, al margen de las decisiones que se tomen en el plano político, a él mismo solo le queda apelar a cada ciudadano para que limite los contactos lo más posible y llamar a que cada uno se proteja.

La canciller, Angela Merkel, y los primeros ministros de los estados federados acordaron a finales de noviembre que entre el 23 de diciembre y el 1 de enero sean posibles las reuniones de hasta diez personas "del círculo más cercano de familiares o amigos".

Sin embargo, algunos Gobiernos regionales ya se están desviando de esta regla y no quieren flexibilizar las actuales restricciones para evitar que la cifra de contagios siga en aumento.

El miércoles, Merkel reclamó a los ciudadanos a realizar un sacrificio adicional en las fiestas navideñas para frenar la expansión de la pandemia.

"Tenemos que hacer un esfuerzo más", subrayó en un discurso en el Bundestag (Parlamento) en el que explicó que el camino correcto para frenar la pandemia pasa por reducir los contactos entre personas y señaló que aunque los colegios seguirán abiertos, las vacaciones escolares se adelantarán y se mantendrán cerrados los comercios no esenciales.

"Ya hemos pasado demasiados meses con el virus y hemos aprendido que podemos hacer algo en su contra", destacó.

Merkel afirmó que la vacunación contra el coronavirus comenzará en el primer trimestre de 2021, pero advirtió de que el país no podrá completar durante el invierno el proceso de inmunización por lo que no cambiará la evolución de la pandemia.

"¿Qué dirán las personas cuando recuerden un episodio sin precedentes en un siglo si no podemos encontrar una solución?", planteó visiblemente emocionada la canciller.

"Si tenemos demasiados contactos antes de Navidad y resulta que es la última Navidad con los abuelos, habremos perdido una oportunidad", avisó. (Télam)