Los alcaldes de las principales ciudades italianas, entre ellas Roma, Milán, Turín, Florencia y Venecia, pidieron al primer ministro del país, Mario Draghi, que siga en el cargo a pesar de la crisis política por el alejamiento de uno de los partidos que conforman la coalición gobernante

"Los alcaldes, llamados cada día a la difícil gestión y resolución de los problemas que aquejan a nuestros ciudadanos, pedimos a Draghi que siga adelante y explique al Parlamento los buenos motivos por los que hace falta la continuidad de la acción de Gobierno", expresaron en una carta abierta recogida por la agencia de noticias Europa Press.

Tras encabezar durante 17 meses una amplia coalición con casi todos los partidos con representación parlamentaria, Draghi renunció el jueves tras comprobar que "la mayoría de unidad nacional que ha apoyado a este Gobierno desde su creación ya no existe" a causa de la negativa de uno de los miembros del Ejecutivo, el Movimiento Cinco Estrellas (M5E), a acompañar un voto de confianza al premier en disconformidad con un paquete económico.

El presidente de la República, Sergio Matarella, se negó a aceptar la renuncia.

Los alcaldes, en este sentido, piden "encarecidamente a todas las fuerzas políticas presentes en el Parlamento que dieron vida a la mayoría de este último año y medio que piensen en el bien común y antepongan los intereses del país a sus propios problemas internos".

Los alcaldes defienden que Draghi "hasta ahora ha representado" a Italia "con autoridad en los foros internacionales y demostró siempre dignidad y altura tanto política como institucional".

"Ahora más que nunca necesitamos estabilidad", sostiene la misiva, firmada por el alcalde de Roma, Roberto Gualtieri; Venecia, Luigi Brugnaro; Génova, Marco Bucci o Beppe Sala, alcalde de Milán, entre otros.

Draghi, economista de 74 años con una larga carrera en el sistema bancario europeo, se presentará el miércoles ante el Parlamento para dar una comunicación sobre su renuncia al Ejecutivo, que en la práctica se convertirá en una verificación de cuánto respaldo conserva para continuar al frente del Gobierno, con o sin el Cinco Estrellas dentro de la coalición.

Antes, según acordó con Mattarella, participará lunes y martes de una misión comercial a Argelia para firmar nuevos contratos para la provisión de gas a Italia.

Los partidos políticos tienen hasta el miércoles para debatir y tratar de llegar a un acuerdo para determinar si aún hay margen para que el premier continúe al frente del Ejecutivo hasta marzo próximo, cuando termina la Legislatura (mandato) actual y deben convocarse nuevas elecciones, o si la experiencia del economista debe darse por terminada y se llaman a nuevos comicios.

Desde la centroizquierda, el Partido Democrático (PD) e Italia Viva (IV) se manifestaron a favor de una continuidad de Draghi.

Entre el PD e IV, el principal punto de desencuentro es si el Cinco Estrellas debería o no seguir formando parte de la coalición luego de haber desencadenado la crisis política por sus desacuerdos con Draghi.

Por otro lado, los dos partidos ultraconservadores que integran desde el inicio la coalición que sostiene a Draghi, Liga y Fuerza Italia, quieren "darle la palabra a los italianos", es decir, adelantar las elecciones.

El Cinco Estrellas, mientras tanto, busca instalar que su negativa a votar la confianza a Draghi de este jueves no implicó la quita de apoyos al actual premier, sino que estaba directamente ligada al rechazo al proyecto de ayuda económica que consideraban insuficiente desde el punto de vista de los fondos sociales comprometidos y en el que se incluyó la construcción de un incinerador de basura en Roma, al que se oponen. (Télam)