Los alcaldes de la región metropolitana del departamento de Santa Cruz, en Bolivia, resolvieron hoy eliminar algunas de las restricciones que regían para evitar los contagios de Covid-19 ante el avance de la campaña de vacunación, pero mantendrán la franja horaria de 5 a 24 para la circulación de tránsito.

Los alcaldes dejaron sin efecto la llamada “ley seca” durante los fines de semana, pero exigirán que los locales pidan un certificado de vacunación a sus clientes.

Las decisiones salieron de una reunión de jefes comunales, que buscan “no seguir con restricciones que pueden perjudicar a la dinámica económica de Santa Cruz", según explicó el alcalde capitalino, Jhonny Fernández.

"Vamos a solicitar a los restaurantes, boliches, karaokes y todas las actividades de esparcimiento que puedan reclamar el certificado de vacunación", manifestó Fernández, que explicó que la decisión se aplicará en todos los municipios de la región metropolitana.

Aunque la región superó el 50% de la población vacunada con la primera dosis, existe preocupación por amplios sectores que no acuden a inmunizarse, reportó el sitio del diario El Deber.

Los datos facilitados por cada municipio señalan que Minero cuenta con un 70% de su población vacunada con la primera dosis, Cotoca un 65%, Montero y Colpa Bélgica superan el 50%, Santa Cruz de la Sierra bordea el 49% y Porongo oscila entre el 45 y 50%.

"Esperamos que no nos fallen con la cantidad de las segundas dosis requeridas", expresó Fernández.

Bolivia atraviesa una etapa de baja de contagios, tras el tercer pico que comenzó en mayo, con jornadas en las que los casos llegaron a superar los 3.000. Hace varios días que está por debajo de los 1.000.

Fernández instó a la población a "mantener las medidas de bioseguridad" en los lugares donde habrá actividades económicas, deportivas o culturales, en los que se permitirá entre el 50 % al 70 % de aforo según se realicen en espacios cerrados o abiertos.

El certificado de vacunación también lo pedirán transportistas y comerciantes.

Datos oficiales del Ministerio de Salud boliviano señalan que se aplicaron ya 2.949.156 primeras dosis y 1.875.645 de la segunda, que se prevé dar a 7,2 millones de personas mayores de 18 años. (Télam)