El alcalde de Quito, Jorge Yunda, investigado por la Fiscalía de Ecuador por presuntas irregularidades en la compra de 100.000 pruebas para detectar la Covid-19, dejó abierta hoy la chance de dejar el cargo si la mayoría de integrantes del Concejo Metropolitano de la ciudad lo decide.

"En el interior del Concejo hay un orden parlamentario, una ley, ordenanzas que trazan el camino para una decisión; si en democracia, como establece la norma, tres cuartas partes de los 21 concejales dicen que me vaya a casa, pues me iré a casa; no tengo ningún inconveniente", señaló Yunda en una entrevista radial recogida por la agencia Sputnik.

Ayer, la Fiscalía General vinculó a Yunda como presunto autor mediato, y a otras seis personas como presuntos coautores, de peculado por la compra irregular de 100.000 pruebas PCR para la detección del covid-19.

Aunque la Fiscalía había pedido prisión preventiva para todos los involucrados, el presidente de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha, Vladimir Jhayya Flor, dispuso para los acusados la prohibición de salir del país, el uso de un dispositivo electrónico de vigilancia y la obligación de presentarse cuatro días a la semana ante la autoridad competente.

Además, decidió la inmovilización de cuentas bancarias y la prohibición de enajenar bienes por un monto de hasta 5 millones de dólares.

Igualmente, Yunda explicó que no usa ningún dispositivo electrónico y que sus abogados le hicieron ver que esa medida no está dispuesta para él.

La Corte sí ordenó prisión preventiva para la hasta acá secretaria de Salud de Quito, Ximena Abarca, y otros dos funcionarios, señaló el sitio del diario La Hora.

Mientras tanto, la Comisión Nacional Anticorrupción (CNA) instó a Yunda a que se haga cargo de las funciones del alcalde mientras se esclarecen las denuncias en su contra por parte de la Fiscalía.

En el caso están procesadas penalmente 14 personas más.

Según la Fiscalía, la compra irregular de pruebas PCR habría causado un perjuicio al distrito por más de cuatro millones de dólares.

Yunda sostiene que durante la investigación demostrará que nunca participó en ese proceso, que estuvo a cargo de la Secretaría de Salud del municipio.

"Este es un acto de total injusticia y tengo que defender mi honra y mi accionar; en ninguna parte de la investigación se dice que me haya favorecido o una actuación anómala por mi parte", aseguró.

Afirmó además que es responsable de que Quito no haya atravesado una catástrofe por la pandemia: “si no me ponía yo la salud de Quito al hombro, aquí habían 50.000 muertos y eso lo dicen las estadísticas y eso pasó lamentablemente en la hermana ciudad de Guayaquil”.

El alcalde enfatizó que, con todo, seguirá trabajando y que tiene reservados 20 millones de dólares para traer dos millones de vacunas, pero no fue autorizado por el Ministerio de Salud. “Nadie nos da vacunas. No comen, ni dejan comer. Tenemos recursos para sacar a la ciudad de esta pesadilla”, enfatizó.

Yunda fue asambleísta por Alianza País, pero después ganó la jefatura de la ciudad más poblada del país en nombre de Unión Ecuatoriana. (Télam)