El intendente frenteamplista de Canelones, Yamandú Orsi, aseguró hoy que "Alberto Fernández es un clase A de la política", en referencia a la polémica que mantuvieron ayer el presidente argentino y su colega de Uruguay, Luis Lacalle Pou, en la cumbre virtual del Mercosur.

"No quiero pensar lo que hubiese sido la continuación de un gobierno macrista para nosotros", agregó el jefe comunal y uno de los principales referentes del Frente Amplio de Uruguay, durante una entrevista concedida a radio AM750, al respaldar la postura del mandatario argentino.

Ayer, durante la cumbre virtual del Mercosur, bajo la presidencia pro témpore de Argentina, Lacalle Pou reclamó una mayor apertura del nucleamiento que, enfatizó, no puede ser un "lastre", que actúe como un "corset" que impida el movimiento.

"No queremos ser lastre para nadie", retrucó Alberto Fernández. "Si esa carga pesa mucho, lo más fácil es abandonar el barco", dijo el mandatario.

Consultado respecto a si se imaginaba como un presidenciable por la principal fuerza de oposición, Orsí respondió: "Lo he tenido que imaginar”.

En este sentido, el intendente de 56 años, cuyo partido de base es el Movimiento de Participación Popular que lidera el expresidente José Mujica, habló de la "reconfiguración" del Frente Amplio, con "un amplio nivel de tolerancia y sobre todo tener claro el objetivo común".

"El Frente Amplio es una coalición y también un movimiento que funciona a partir de los comités de base que es donde se discute y se resuelve. Cuando las papas queman te salva la base porque abajo se juntan todos", agregó.

"El contacto directo con los problemas de la gente te obliga a trabajar con otro que pertenece a una fuerza política diferente para encontrar soluciones. Entonces adquirís sin quererlo estrategias de política de estado porque en las cosas prácticas no somos tan distintos", amplió.

Respecto de la derrota del Frente Amplio tras 15 años de gobierno, Orsi dijo "es un proceso lento el de darnos cuenta que no vinimos solamente para ganar elecciones, nuestro objetivo es transformar la sociedad, algo que se hace todos los días".

"La derecha nos enseñó que hay que adaptarse a las realidades cambiantes. Tenemos que aprender que la empatía existe, dejar de lado la soberbia y no subestimar. La realidad no solo se transforma con gestión, también se transforma con política", aseguró.

En cuando a los relevos progresistas en América Latina, el dirigente izquierdista opinó que "no hay que esperar que detrás de un líder venga otro con la misma dimensión, lo bueno es que haya una construcción política potente para que haya relevos".

"Los salvadores existen por un momento, una sociedad se salva cuando hay una construcción colectiva. Esta realidad que estamos viendo en la región nos muestra que hay construcción y que hay relevos. No quiero pensar lo que hubiese sido la continuación de un gobierno macrista para nosotros", agregó.

En este sentido, recordó que la llegada de la democracia a Uruguay, en 1985, cuando aún era un adolescente, le permitió "ver las injusticias en América Latina y en mi país".

"Milité muchos años en la base del MPP, el sector del Frente que dirige Pepe Mujica. Pepe y otros veteranos eran como los brujos de la tribu. Lo que más admiré de ellos era esa humildad militante de caminar con la frente alta y sin odio", acotó. (Télam)