Al menos ocho personas han muerto a causa de las lluvias torrenciales nocturnas y las inundaciones en la región de Marche, en el centro de Italia, dijeron el viernes las autoridades, mientras los rescatistas continuaban buscando a cuatro personas desaparecidas. Alrededor de 400 milímetros de lluvia cayeron en dos o tres horas, inundando las calles de varios pueblos alrededor de la capital de la región, Ancona, en la costa del Adriático. "Fue como un terremoto", dijo Ludovico Caverni, alcalde de la ciudad de Serra Sant Abbondio, a la radio estatal RAI.Las imágenes publicadas por los cuerpos de bomberos mostraron a los rescatistas en balsas tratando de evacuar a las personas en la ciudad costera de Senigallia, mientras que otros intentaban limpiar un paso subterráneo de escombros. Stefano Aguzzi, jefe de protección civil del gobierno regional de Marche, dijo que el aguacero fue mucho más fuerte de lo previsto. "Nos dieron una alerta normal por lluvia, pero nadie esperaba algo así", dijo a los periodistas. El jefe de la agencia nacional de protección civil, Fabrizio Curcio, se dirigía a Ancona para evaluar los daños, mientras que los jefes de partido que hacían campaña para las elecciones del 25 de septiembre en Italia expresaron su solidaridad. Enrico Letta, líder del Partido Demócrata de centroizquierda, dijo que suspendería la campaña en Marche "en señal de luto" y para permitir que sus activistas locales participen plenamente en los esfuerzos para ayudar a las comunidades afectadas por las inundaciones. Cristiano Corviño/Reuters-NA NA