Al menos 52 personas murieron, 16 de ellas decapitadas, durante una rebelión con pelea entre grupos criminales dentro una cárcel de Altamira, en el estado de Pará, en el norte amazónico de Brasil, informaron fuentes del servicio penitenciario. (Télam)