Organizaciones de la sociedad civil de Ecuador agrupadas en la denominada Coordinadora Popular por la Revocatoria anunciaron hoy que impulsarán la recolección de firmas para promover la revocatoria del mandato del presidente Guillermo Lasso y su vicepresidente, Alfredo Borrero, que cumplen justamente hoy un año de mandato.

"El miércoles nos vemos en el CNE para solicitar los formularios de la revocatoria del mandato de Guillermo Lasso y Alfredo Borrero porque prometieron, juraron y nos mintieron a los ecuatorianos", dijo el vocero de la coordinadora, Pedro Granja, en conferencia de prensa.

La revocatoria permite a los electores terminar, a través de las urnas, el mandato de las autoridades de elección popular antes del periodo para el que fueron elegidas.

La Coordinadora está integrada por la organización Acción Jurídica Popular y profesionales, principalmente del sector salud, que fueron despedidos.

La Constitución ecuatoriana establece que la revocatoria la puede solicitar cualquier ciudadano que haya participado en las elecciones de la autoridad cuestionada y únicamente se puede plantear durante el segundo y tercer año del mandato, por lo que desde mañana esa chance está habilitada.

Según Granja, el binomio presidencial ya incurrió en más de 75 incumplimientos de sus promesas de campaña detalladas en el Plan de Gobierno que presentó Creando Oportunidades (CREO) para llegar al poder, reseñó la agencia Sputnik.

La carta magna determina que para revocar el mandato del presidente y del vicepresidente es necesario contar con el respaldo del 15 por ciento de inscriptos en el padrón electoral.

Lejos de esos planes opositores, Lasso dio hoy un discurso al país, en el hizo un balance muy positivo de su gestión, y afirmó que la país necesita atraer 39.000 millones de dólares para desarrollar un portafolio de inversiones, básicamente para obras de infraestructura.

Lasso insistió en que su administración invertirá 1.200 millones en los próximos tres años para fortalecer a la Policía Nacional, a la que incorporará 30.000 policías adicionales, para cubrir el déficit de agentes en el país.

Ante la propia Asamblea Nacional (AN, parlamento), el mandatario dijo que es “el primero en reconocer que este año la relación” entre ambos poderes “no fue la mejor”, pero volvió a descartar la posibilidad de adelantar las elecciones.

“En este punto de la historia, el Ecuador no necesita más elecciones. Lo que el Ecuador necesita es ser gobernado”, sentenció, según el sitio Primicias.

Subrayó además que un “pueblo no construye su futuro haciendo y deshaciendo lo que cada grupo aplica cuando llega al poder”, ni tampoco se logra eso “disolviendo asambleas ni convocando elecciones”.

“Porque tarde o temprano volveremos a estar aquí, viéndonos a los ojos, con la misma tarea pendiente: construir esos consensos mayoritarios”, remarcó.

En otro orden, puso de relieve que “por primera vez en Ecuador se llevará a cabo el más completo Registro Nacional Agropecuario, para diagnosticar hectáreas productivas, fuentes de agua, sistemas de riego, necesidades de semillas e insumos” y prometió “diversificar la agricultura hacia productos que muy pronto se multiplicarán por cada región del Ecuador, siempre apuntando a mercados externos”. (Télam)