Las organizaciones no gubernamentales Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW) pidieron hoy al Gobierno federal de Canadá cancelar los contratos que permiten detener a inmigrantes en cárceles provinciales tras denunciar que allí sufren distintos tipos de abusos.

"Los migrantes detenidos son esposados, encadenados y mantienen poco o ningún contacto con el mundo exterior. En las cárceles provinciales, muchos están confinados en entornos peligrosos en los que pueden ser víctimas de la violencia", denunció un comunicado de prensa conjunto emitido por ambas ONG´s.

HRW y AI obtuvieron copias de los contratos entre el Gobierno federal y seis provincias -Columbia Británica, Nueva Brunswick, Nueva Escocia, Ontario, Quebec y Saskatchewan- que permiten a las autoridades mantener a los inmigrantes detenidos en cárceles provinciales, incluidas las instalaciones de máxima seguridad.

La práctica canadiense de encarcelar a los inmigrantes en cárceles provinciales es una violación del derecho internacional de los derechos humanos, subraya el comunicado, difundido por la agencia de noticias Sputnik.

El encarcelamiento en estas instalaciones es "intrínsecamente punitivo y no es adecuado ni está permitido por las normas internacionales para su uso en la detención de migrantes", precisa el texto.

Agregaron que escribieron a todas las provincias instando a los primeros ministros y a los ministerios de asuntos penitenciarios a que dejen de utilizar las cárceles y otros centros de reclusión para la detención de inmigrantes.

Click to enlarge
A fallback.

Y a la vez que cancelen todos los contratos y acuerdos informales entre el Ejecutivo federal y los gobiernos locales que permiten a las autoridades trasladarlos a esas instalaciones. (Télam)