Amnistía Internacional (AI) denunció hoy que las autoridades rusas detuvieron a dos periodistas por su cobertura crítica de la guerra en Ucrania y alertó el aumento "vertiginoso" de la represión en Rusia contra los medios de comunicación independientes.

Las fuerzas de seguridad rusas detuvieron ayer en la república de Jakasia a Mijail Afanasiev, redactor jefe del diario online Novy Fokus. Ese mismo día, la policía detuvo a Sergei Mijailov, fundador del periódico LIStok en Moscú y más tarde trasladado a Altai, donde un tribunal decidirá sobre su detención preventiva.

En este contexto, la directora de AI para Europa Oriental y Asia Central, Marie Struthers, alertó que "la campaña de represión de las autoridades rusas contra los medios de comunicación independientes se está intensificando a una velocidad vertiginosa", según la agencia Europa Press.

Para Struthers, el Kremlin no queda satisfecho con "bloquear sin más los sitios de noticias críticas u obligar a exiliarse a periodistas", sino que además ahora "trata de encarcelar a los periodistas que informan de protestas contra la guerra o sobre soldados rusos que se niegan a combatir en Ucrania".

El mes pasado, el Gobierno de Vladimir Putin aprobó una ley que pena con hasta 15 años de prisión las "noticias falsas" sobre el ejército ruso con el argumento de que enfrenta una "guerra de la información" llevada adelante contra Rusia a raíz de la invasión en Ucrania.

Tras su adopción, medios rusos y extranjeros anunciaron la suspensión de sus actividades en Rusia.

Los dos periodistas rusos detenidos en estos días están acusados de difundir "deliberadamente información falsa sobre las Fuerzas Armadas rusas".

En el caso de Novy Fokus se alude a una información de principios de abril sobre que más de una decena de policías presuntamente se habrían negado a ir a la guerra en Ucrania. Por su parte, a LIStok se le exigió el pago de 300.000 rublos (unos 3.600 dólares) por haber mostrado su apoyo a sanciones de la comunidad internacional contra Rusia como respuesta a la guerra en Ucrania.

En caso de ser declarados culpables, ambos periodistas podrían pasar hasta diez años en prisión.

"Mijail Afanasiev y Sergei Mijailov, junto con todas las demás personas detenidas sólo por informar sobre el Ejército ruso, deben ser puestos en libertad inmediata e incondicionalmente", manifestó Struthers, quien instó a las autoridades rusas a derogar el artículo del Código Penal que prevé este tipo de sanciones y ponga fin a "las medidas represivas contra la libertad de expresión y la libertad de prensa". (Télam)