Dos oficiales y un suboficial de la Policía de Colombia fueron acusados de homicidio agravado por la Fiscalía General por la muerte de seis jóvenes en la ciudad de Cali durante las protestas callejeras que se dieron durante el extenso paro general entre abril y junio de este año contra las reformas económicas del presidente, Iván Duque.

El abogado de las familias de las víctimas, Elmer Montaña, dio la información en su cuenta de la red Twitter.

Los acusados -el coronel Edgar Vega Gómez, el comandante de los grupos especiales Néstor Mantilla y el agente Wilson Orlando Esparragosa- debían haber declarado hoy pero la audiencia se postergó.

Las muertes de los jóvenes fueron durante los disturbios en los que derivaron las pasadas manifestaciones contra el Gobierno de Duque, que se prolongaron desde el 28 de abril al 15 de junio.

Las víctimas, José Ambuila, Kevin Antonio Agudelo, Harold Antonio Rodríguez, Heinar Alexander Lasso, Edwin Villa y Miguel Ángel Pinto, murieron, al parecer, por la violencia policial en los barrios de Siloé, Calipso y Puerto Rellena, en Cali, una de las ciudades de mayor efervescencia en los días del paro general.

"Como abogado de las víctimas reconozco y valoro el trabajo que viene adelantando la Fiscalía de Colombia con el fin de no dejar impunes los homicidios de las personas que fueron asesinadas por miembros de la Policía", celebró Montaña.

Click to enlarge
A fallback.

Como medidas cautelares, el letrado pidió no solo apartar de sus funciones a los agentes para garantizar "transparencia en la investigación" y evitar que los acusados utilicen su cargo para entorpecerla, sino también la prisión preventiva de los policías, consignó la agencia DPA.

En las masivas manifestaciones –que empezaron en rechazo a un proyecto de reforma fiscal pero derivaron después en otras demandas- el accionar de las fuerzas de seguridad fue ampliamente criticado por organizaciones de derechos humanos locales e internacionales, especialmente el rol del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) –que hasta visitó el país-expresaron su preocupación por la cuestión, y el Gobierno de Duque anunció una reforma de la Policía con eje en el cuidado de los derechos humanos, una iniciativa que aún no se puso en marcha. (Télam)