Estados Unidos y China anunciaron hoy en Glasgow, donde se desarrolla la conferencia COP26, un acuerdo para trabajar juntos contra el cambio climático en la próxima década.

Aunque el entendimiento no fija metas en cifras, es de destacar para la COP el compromiso de los dos países que son los principales emisores de gases de efecto invernadero (cerca del 40% mundial) y que, además, sostienen bruscas diferencias en casi todos los otros terrenos.

Aunque no parece haber sido determinante, el anuncio llegó poco después de que el propio primer ministro británico, Boris Johnson, reclamara un "empujón decisivo" a las negociaciones, después de un borrador de principios que no suscitó entusiasmo.

Los expertos de la ONU advirtieron esta semana, otra vez, que el mundo está perdiendo la batalla del cambio climático, por lo que resulta imprescindible nuevos y drásticos compromisos, empezando por el recorte de emisiones de gases de efecto invernadero.

"Ambas partes reconocen que hay un foso entre los esfuerzos actuales y los objetivo del Acuerdo de París, así que vamos a reforzar conjuntamente la acción climática", explicó el enviado especial chino para el clima, Xie Zhenhua, en conferencia de prensa, según citó la agencia AFP.

Ocupó el estrado después el enviado especial estadounidense, John Kerry, que saludó el diseño de lo que llamó una "hoja de ruta" destinada a definir "la forma en la que vamos a limitar el calentamiento y a trabajar conjuntamente".

Click to enlarge
A fallback.

En particular, ambos países aseguran que están dispuestos a recortar drásticamente las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero hasta 80 veces más potente que el CO2.

Pero la semana pasada la COP26 presenció el anuncio de una alianza de más de 100 países para atajar en un 30% esas emisiones, de aquí a 2030, compromiso que Washington firmó pero no Beijing.

Xie no mencionó en encuentro con la prensa que su gobierno hubiera reconsiderado su posición.

El anuncio conjunto "es un paso importante en la buena dirección", escribió en su cuenta de la red Twitter el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, presente en Glasgow.

Aunque oficialmente las negociaciones de la COP26 terminan el viernes, las conferencias climáticas de la ONU, donde cualquier decisión debe ser tomada por consenso, suelen extenderse. (Télam)