El primer ministro de Kuwait, Ahmad Nawaf al-Ahmad Al-Sabah dimitió hoy, a tres meses de haber formado Gobierno, en un episodio más de la profunda crisis política que sacude este rico Estado petrolero del Golfo Pérsico.

El gobierno saliente, el sexto en tres años, prestó juramento en octubre, tras la victoria de la oposición en las elecciones legislativas, con vistas a poner fin a los altibajos políticos que frenan cualquier intento de reforma.

Al-Sabah presentó la dimisión de su gobierno al príncipe heredero Meshal al-Ahmad al-Jaber al-Sabah, informó el lunes la agencia de noticias oficial Kuna, citada por AFP.

Esta dimisión se produce en momentos en que los parlamentarios tenían previsto interrogar el martes a dos ministros sobre los préstamos al consumo y una mala gestión de las finanzas públicas del Estado, uno de los principales exportadores de petróleo bruto en el mundo.

La oposición, que había boicoteado las elecciones legislativas en los últimos 10 años, ganó la mayoría de escaños en los comicios de finales de septiembre.

Kuwait es el único país del Golfo que cuenta con una escena política y una sociedad civil muy activas, aunque el poder sigue estando en gran parte en manos de los Al-Sabah.

El emir actual, Nawaf al-Ahmad Al-Sabah, de 85 años, está retirado de la vida política y pasó la conducción al príncipe heredero. (Télam)