Leonor Ferreira, conocida como "la abuela del exilio cubano", murió hoy en Miami a los 105 años.

Ferrerira estuvo considerada la presa política más joven de su país: a sus 14 años, bajo el régimen del militar y político cubano Gerardo Machado, fue detenida por haber intentado quemar en La Habana un popular comercio estadounidense.

Más tarde, volvió a conocer la cárcel por rebelarse contra Fulgencio Batista y Fidel Castro.

Ferrerira fue además una de las primeras mujeres en graduarse de médico en la Universidad de La Habana, informó la agencia de noticias EFE.

En 1962 se exilió en Miami y nunca más regresó a Cuba.

Cuando Fidel Castro falleció, en noviembre de 2016, Ferreira participó en las manifestaciones de júbilo en Miami, según confesó entonces a la prensa. (Télam)